7 delicias de Bélgica

Bélgica es un país pequeño pero con mucho sabor, al estar conformado por tres grupos lingüísticos -Flandes donde se habla neerlandés, Valonia donde se habla francés y una pequeña región donde se habla alemán-, tiene variedad en su gastronomía e influencia de sus países vecinos. Pero creo que los belgas tienen razón al presumir que tienen la mejor cerveza y el mejor chocolate del mundo.

¿Qué es lo que no debes dejar de probar si visitas este país? Aquí tienes mis siete recomendaciones.

1. El chocolate
Sería un pecado no empezar mencionando el chocolate belga, famoso mundialmente por su gran calidad. En este país del norte de Europa existen más de 2000 chocolaterías y tiene una producción de más de 172,000 toneladas al año.

Si nos adentramos un poco en la historia, el cacao provenía de América, hay que recordar la importancia que tenía el cacao en culturas indígenas como la maya o la azteca. Tras el colonialismo, los españoles llevaron los granos a Europa y la bebida caliente que preparaban los indígenas con cacao y especias. Como en el siglo XVII España gobernaba Bélgica, los españoles introdujeron la bebida del chocolate. Siglos después cuando el Rey Leopoldo II colonizó el Congo, arrasó con todo y llevó los granos de cacao a Bélgica.

Hoy en día se pueden encontrar muchas marcas muy buenas, una de las más famosas es Leonidas, aunque mis chocolates favoritos son los de Galler.

Foto © Página de Flickr visitflanders

Foto © Página oficial de Flickr visitflanders

2. Mejillones con papas fritas
Uno de los platillos más típicos de Bélgica son los “Moules Frites”. Siempre servidos al vapor en una cazuela y tapados por otra, para que se vayan abriendo, la salsa más popular con la que se comen es la Marinera, aunque hay otras opciones como al vino blanco, con apio y cebolla, con cerveza, etcétera.

Los mejillones siempre deben ir acompañados de papas fritas, otro platillo originario de Bélgica, no de Francia.

Foto © Página oficial de Flickr visitflanders

Foto © Página oficial de Flickr visitflanders

3. Las papas fritas
Un punto sensible para los belgas, sobre todo cuando se les llama por lo general “French fries”. Dicen que fue un error histórico o de traducción, pero según historiadores alrededor de 1680, en los duros inviernos cuando se congelaba el río donde las familias de bajos recursos solían pescar, a falta de comida, cortaban las papas y las freían. Por lo que se cree que el “invento” de las papas fritas proviene de Namur.

De cualquier forma las papas fritas en Bélgica son las mejores. Tradicionalmente servidas en un cono de papel, con muchas opciones de salsas a elegir, aunque la mayonesa es la más tradicional.

Papas fritas de Malmedy. Foto © Patrick Mreyen

Papas fritas de Malmedy. Foto © Patrick Mreyen

4. Waffles
Quien haya ido a Bélgica recordará el olor de los waffles o gofres que venden en los puestos de las plazas principales. Se pueden comer con fruta encima, con nata, con azúcar y por supuesto con chocolate.

Foto © Página oficial de Flickr visitflanders

Foto © Página oficial de Flickr visitflanders

5. Carbonade Flamande
Un delicioso estofado cocinado con carne, cerveza –un ingrediente muy importante-, cebolla, tomillo, mostaza y laurel, casi siempre acompañado con papas. Se le agrega poco vino para darle ese toque dulzón que tiene.

6. Waterzooi
Un platillo típico de la región flamenca de Bélgica, en especial de Gante. Es un estofado que se cocina con pescado (según la receta tradicional), aunque también se puede preparar con pollo, zanahorias, puerro, papas, crema, mantequilla, huevos y hierbas. Como es un platillo caldoso, lo acompañan con pan.

7. La cerveza
Por último, no podía faltar la cerveza. Bélgica domina el mercado mundial y tiene más de mil tipos de cerveza, ahí puedes encontrar desde rubias, blancas, de trigo, hasta con extraños sabores como cereza, frambuesa o chocolate, por mencionar sólo algunas.

Pero lo más importante es que para los belgas la cerveza es algo serio, es parte de su cultura. No es extraño que cuando visites una casa belga, siempre te reciban con el vaso especial de la cerveza que hayas pedido, servida a la perfección y siempre con una amplia sonrisa, porque en ese momento, con su bebida más preciada, te están abriendo las puertas de su hogar.

Foto © Patrick Mreyen

Foto © Patrick Mreyen

¿Probaste algo en Bélgica que desees recomendar? Compártelo aquí.

Con mi amiga Vanessa Orozco y nuestros suegros belgas dándonos la bienvenida en Weywertz. Foto © Silvia Lucero

Con mi amiga Vanessa Orozco y nuestros suegros belgas Reinhold y Gerd, dándonos la bienvenida en Weywertz. Foto © Silvia Lucero

Más información de Bélgica aquí:

Guía para Bélgica

Papas fritas belgas, no francesas

Castillo de Reinhardstein, una joya escondida de Bélgica 

Página oficial de Visit Belgium

Página oficial de Visita Flandes

Página oficial de la parte de habla alemana de Bélgica

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Comments
4 Responses to “7 delicias de Bélgica”
  1. ¡Hola Silvia! Estupendo blog. Muchas gracias por destacar las delicias belgas y por compartirlas con tus lectores. ¡Saludos!

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] que aprendí al estar casada con un belga 7 delicias de Bélgica Castillo de Reinhardstein, una joya escondida de Bélgica Weywertz, un lugar pintoresco para hacer […]

  2. […] 8 cosas que he aprendido al estar casada con un belga Las 7 delicias de Bélgica […]

  3. […] 7 delicias de Bélgica Papas fritas belgas, no francesas Castillo de Reinhardstein, una joya escondida de Bélgica […]