Safari fotográfico en el Parque Nacional Kruger

Siempre soñé con ir a un safari a algún país de África, me imaginaba viendo el atardecer, los paisajes espectaculares y los animales corriendo en su hábitat. Así que cuando planeamos nuestro viaje a Sudáfrica, lo primero que incluimos fue el Parque Nacional Kruger, para ver (SÓLO VER) y fotografiar animales.

El Parque Nacional Kruger tiene una extensión de 18,989 kilómetros cuadrados, es el más grande del país, con una gran diversidad de animales. De hecho Sudáfrica es uno de los países donde puedes ver los que se consideran como los “cinco grandes” que son el elefante africano, el leopardo, el rinoceronte, el búfalo y el león.

Como a Patrick y a mí nos gusta viajar por nuestra cuenta, volamos de Nueva York a Johannesburgo y ahí alquilamos un auto para recorrer ciertas partes del país. Así llevaríamos tiempo de parar a tomar fotografías e ir a nuestro ritmo.

Ya dentro del parque nacional, aunque puedes manejar entre los campamentos e ir viendo animales, hay que tomar un safari organizado por el mismo campamento, ya que ellos te llevan a las rutas protegidas, a las que sólo ellos tienen acceso. Los recorridos los haces en Jeep, al amanecer o al anochecer, que es cuando se suelen ver más animales, nosotros tomamos ambos.

Cuando entras al parque, te invade la emoción de no saber qué animales se te pueden cruzar por el camino. Hay que manejar algunas horas por áreas desoladas y así de repente empiezas a ver a los primeros, por lo general kudus, jabalíes y babuinos.

Kudu, de lo que más ves en el parque. Foto © Patrick Mreyen

Kudu, de lo que más ves en el parque. Foto © Patrick Mreyen

Foto © Silvia Lucero

Foto © Silvia Lucero

Estos babuinos son tremendos. Foto © Patrick Mreyen

Estos babuinos son tremendos. Foto © Patrick Mreyen

También es muy común ver cebras en todo el camino, preciosas…

Foto © Silvia Lucero

Foto © Silvia Lucero

Obviamente debes manejar con mucho cuidado, despacio y prestar atención a todo porque en cualquier momento te puede salir cualquier animal. Nosotros ya llevábamos algunos kilómetros recorridos y no veíamos animales grandes, hasta que así, de repente volteé y vi esta jirafa como camuflada con el árbol. Detuvimos el auto y nos quedamos buen rato admirándola, emocionadísimos. Dentro del coche por supuesto, no te puedes bajar del auto.

Esta fue la jirafa que nos sorprendió, hermosa. Foto © Silvia Lucero

Esta fue la jirafa que nos sorprendió, hermosa. Foto © Silvia Lucero

El primero de los 5 grandes, fue un elefante que iba caminando entre la hierba. Poco a poco fuimos viendo más; en un punto hasta tuvimos que esperar varios coches a que cruzaran varios elefantes, de diferentes tamaños, una maravilla tener la oportunidad de verlos.

Los elefantes me encantaron. Foto © Patrick Mreyen

Los elefantes me encantaron. Foto © Patrick Mreyen

Amor a primera vista. Foto © Silvia Lucero

Amor a primera vista. Foto © Silvia Lucero

Y así se nos cruzó con su hijo. Foto © Silvia Lucero

Y así se nos cruzó con su hijo. Foto © Silvia Lucero

Foto © Silvia Lucero

Foto © Silvia Lucero

También vimos algunos hipopótamos bañándose y tomando el sol. En el tour de la madrugada se pueden ver más hipopótamos andando al lado del camino.

Hipopótamos en el lago. Foto © Patrick Mreyen

Hipopótamos en el lago. Foto © Patrick Mreyen

Hipopótamos tomando el sol. Foto © Patrick Mreyen

Hipopótamos tomando el sol. Foto © Patrick Mreyen

El búfalo con sus cuernos espectaculares, otro de los cinco grandes.

Búfalo. Foto © Silvia Lucero

Búfalo. Foto © Silvia Lucero

Estas leonas estaban acostadas debajo de un árbol, junto a un charco de lodo. En eso llegaron varios jabalíes y duraron un buen rato dudando si meterse al lodo o no temerosos de las leonas, las cuales controlaban todo con una simple mirada. Finalmente se lograron meter al lodo y afortunadamente no me tocó ver ningún final trágico.

Foto © Patrick Mreyen

Foto © Patrick Mreyen

Jabalíes en el lodo. Foto © Patrick Mreyen

Jabalíes en el lodo. Foto © Patrick Mreyen

Nosotros nos quedamos dos noches en el parque, pero elegimos un campamento distinto cada noche, Olifants Rest Camp y Lower Sabie Rest Camp. Ahí mismo contratamos los tours nocturnos y los que salen al amanecer.

Hay animales a los que sólo ves de noche, como nos sucedió con los leones, por un momento pensé que no veríamos ni uno, es difícil verlos, cuando de repente vimos al primero atravesado en el camino. Ahí duramos algunos minutos hasta que se levantó y nos permitió el paso.

Primer león que vimos en el Parque Nacional Kruger. Foto © Patrick Mreyen

Primer león que vimos en el Parque Nacional Kruger. Foto © Patrick Mreyen

Foto © Patrick Mreyen

Maravillados con el rey de la selva. Foto © Patrick Mreyen

Es más fácil ver a las leonas. Con los que no tuvimos suerte fue con los leopardos, no logramos ver uno solo.

Leona de noche. Foto © Patrick Mreyen

Leona de noche. Foto © Patrick Mreyen

En uno de los safaris nocturnos vimos a una familia de hienas, la hembra cubriendo a sus cachorros y el macho protegiéndolos en todo momento.

Hienas. Foto © Patrick Mreyen

Hienas. Foto © Patrick Mreyen

Sudáfrica es el país donde hay más rinocerontes en el mundo. El estar viéndolos en su hábitat es muy emocionante, pero al mismo tiempo te entra un poco de remordimiento, de estar molestándolos, invadiendo su territorio. Cuando veo la grandeza de estos animales, no me explico cómo pueden cazarlos, traficar con sus cuernos, vender todavía el marfil de los elefantes. Tantos animales ya en extinción.

Foto © Patrick Mreyen

Foto © Patrick Mreyen

Admirar los paisajes es una experiencia que no tiene precio (bueno en realidad sí, porque estos viajes no son baratos).

Parque Nacional Kruger en Sudáfrica. Foto © Patrick Mreyen

Parque Nacional Kruger en Sudáfrica. Foto © Patrick Mreyen

Y finalmente así era nuestro bungalow en Olifant Rest Camp.

Nuestro cuarto en el campamento de Lower Sabie Rest Camp. Foto © Silvia Lucero

Nuestro cuarto en el campamento de Olifant Rest Camp. Foto © Silvia Lucero

Aunque es difícil decir cuál ha sido mi viaje favorito, éste sin duda está entre mis primeros 10, el haber tenido la oportunidad de estar alejada de toda modernidad y más conectada con la naturaleza, fue una experiencia única.

 Tips para tu viaje:

Cuándo viajar: Nosotros viajamos en junio. Se supone que los mejores meses son de mayo a septiembre porque es invierno, temporada seca y baja en cuanto a turismo.

Tiempo requerido: Depende de ti, nosotros solo podíamos quedarnos dos noches, con las cuales tuvimos suficiente. Ya que el resto de los días visitamos otros lugares en Sudáfrica y Namibia.

Hospedaje: Olifant Rest Camp y Lower Sabie Rest Camp

Sitio oficial del parque: Kruger National Park

Qué necesitas: Tener tu pasaporte con al menos dos páginas en blanco, es elemental para el visado en el aeropuerto. Dependiendo del país del que viajes, pueden pedirte vacuna contra la Fiebre Amarilla. A nosotros nos recomendaron tomar medicamentos contra la Malaria. Llevar binoculares, cámara fotográfica, si puedes con varios lentes con ángulo amplio para paisajes y sobre todo para zoom.

Sabías que…

-El año pasado unos 30,000 elefantes fueron asesinados por cazadores furtivos, en su mayoría relacionados a la venta ilegal de marfil.
-Unos 100,000 elefantes fueron asesinados entre el 2010 y el 2012, leer más aquí.
-El número de rinocerontes negros decreció un 96% entre 1970 y 1993.
-Tres de las cinco especies de rinocerontes ya están en peligro crítico de extinción.
-Los elefantes y rinocerontes han estado por miles de años en el planeta ¡¡¡¿¿¿por qué cazarlos???!!!

Datos de Save the Elephant y Save the Rhino

Más fotos de Sudáfrica aquí

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Comments
4 Responses to “Safari fotográfico en el Parque Nacional Kruger”
  1. Que belleza! Aún es uno de mis sueños ir a África y en especial a este parque. Ver los animales en su hábitat lo más natural posible y estar ahí debe ser una de esas experiencias que marcan la vida. Gracias por compartir!

    • Silvia Lucero says:

      Gracias por el comentario! La verdad es que es un lugar maravilloso, sobre todo si eres amante de los animales, te va a encantar. Saludos!

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] hasta ahí por cuenta propia, porque alquilamos un coche en Johannesburgo para viajar al famoso Parque Nacional Kruger y a Ciudad del Cabo. Aunque tuvimos mal clima, eso no impidió que disfrutáramos de las vistas […]

  2. […] Safari fotográfico en el Parque Nacional Kruger […]