48 horas en Oporto

Oporto es una ciudad con mucha personalidad, caminar por sus calles para ver los edificios antiguos con sus fachadas adornadas con azulejos, su colorido barrio de la Ribeira, su puente majestuoso y tener la oportunidad de degustar un buen oporto en alguna de sus bodegas, son sólo algunas de las experiencias que te ofrece.

Uno de esos lugares encantadores dignos de incluir en tu lista de ciudades a conocer en tu próximo viaje a Europa. ¿Por qué? Aquí tienes algunas razones.

Descúbrela en 48 horas

DIA 1
Ayuntamiento y Plaza de la Libertad
Comencemos el recorrido en el centro histórico, visitando uno de los edificios más famosos, el del Ayuntamiento ubicado en la Plaza General Humberto Delgado. El edificio es hermoso, destaca su arquitectura de principios del siglo XX y su torre con el reloj.

Siguiendo sobre la bella Avenida de los Aliados encontraremos más adelante la Plaza de la Libertad, una de las más importantes de la ciudad.

Ayuntamiento de Oporto. Foto © Silvia Lucero

Ayuntamiento de Oporto. Foto © Silvia Lucero


Torre de los Clérigos
Ahora prepárate para subir más de 200 escalones en la Torre de los Clérigos, una de las más altas de Portugal (76 m de altura), punto ideal para obtener vistas panorámicas de la ciudad. Ahora sí ¡a tomar fotos!

Torre de los Clérigos. Foto © Silvia Lucero

Torre de los Clérigos. Foto © Silvia Lucero


Librería Lello & Irmão

A unos metros de la torre se encuentra la librería Lello & Irmão construida en 1906. Es impresionante con tallados de madera, techos con detalles muy elaborados y un colorido vitral por donde entra luz natural. Está considerada como una de las librerías más bellas del mundo. También sirvió de inspiración para escenas de la película Harry Potter. Lo malo es que no dejan tomar fotografías.


Comer una francesinha

Antes de continuar nuestro recorrido, paremos en algún lugar a comer una deliciosa francesinha, un plato típico de Oporto ¿Qué es? Un sándwich relleno con embutidos, cubierto con queso gratinado y bañado en una salsa especial de tomate. Lo puedes acompañar con huevo frito. Indispensable comerlo con papas y cerveza.

La típica francesinha. Foto © Silvia Lucero

La típica francesinha. Foto © Silvia Lucero


Casa da Música

Ahora sí, felices y con el estómago lleno, podemos continuar caminando por las calles de Oporto rumbo a la Casa da Música, un flamante auditorio para conciertos. Su arquitectura moderna lo ha ubicado como uno de los edificios más famosos de la ciudad. Obra del arquitecto holandés Rem Koolhaas, se construyó con la idea de que estuviera listo en el año 2001, cuando Oporto fue Capital Europea de la Cultura, sin embargo se concluyó hasta el 2005.

Casa de la Música. Foto © Silvia Lucero

Casa da Música. Foto © Silvia Lucero


Rua Santa Catarina

Es momento de consentirnos un poco yéndonos de shopping a esta calle comercial. Aquí puedes encontrar muchas tiendas con buenos precios, sobre para comprar zapatos. Si queda tiempo podemos aprovechar para visitar el Mercado do Bolhao (tampoco es imprescindible la visita).

Rua Santa Catarina. Foto © Silvia Lucero

Rua Santa Catarina. Foto © Silvia Lucero


Café Majestic

Es hora de un café, dirijámonos al emblemático Café Majestic, para transportarnos a la Belle Époque con su decoración Art Nouveau. Construido en 1921, era un lugar visitado por la gente de alta sociedad e intelectuales. El lugar me trae recuerdos de Barcelona, París y el Café Tortoni de Buenos Aires (aunque éste último tiene más años).

Café Majestic © Patrick Mreyen

Café Majestic © Patrick Mreyen


Azulejos de Jorge Colaço

Entre las construcciones más bellas de Oporto se encuentran aquellas adornadas con azulejos sobre todo de colores azules y blancos, que le dan un toque especial a la ciudad. Los más famosos fueron hechos por el artista lusitano Jorge Colaço.

Algunas de sus obras más famosas se encuentran en la Iglesia de San Ildefonso, que tiene unos 11,000 azulejos en colores blancos y azules, que representan escenas de la vida de San Ildefonso. Así como en la Estación São Bento, en el interior podrás ver los más de 20,000 azulejos de Colaço, que retratan la historia de Portugal.

 

Iglesia de San Ildefonso © Patrick Mreyen

Iglesia de San Ildefonso © Patrick Mreyen

Azulejos de la Estación Sao Bento. Foto © Patrick Mreyen

Azulejos de la Estación São Bento. Foto © Patrick Mreyen

Iglesia de los Congregados, los azulejos son también obra de Jorge Colaço. Foto © Patrick Mreyen

Iglesia de los Congregados, los azulejos son también obra de Jorge Colaço. Foto © Patrick Mreyen


¿Dónde cenar?
Restaurante A Tasquinha. Un lugar rústico, recomendable para probar la cocina local. El queso es delicioso, el pulpo, es una de sus especialidades y tienen muy ricos vinos portugueses.

DIA 2

Catedral de la Sé de Oporto
Empezamos el día en este lindo edificio del siglo XII, de estilo románico, gótico y barroco. Tiene un claustro bellísimo y desde la plaza también puedes apreciar vistas de la ciudad.

Catedral de Oporto. Foto © Patrick Mreyen

Catedral de Oporto. Foto © Patrick Mreyen


Palacio de la Bolsa

Caminemos rumbo a este hermoso palacio, una de las atracciones turísticas más importantes de Oporto. Es un edificio neoclásico del siglo XIX, que cuenta con unas salas impresionantes, especialmente la Sala Árabe, de estilo morisco e inspirada nada más y nada menos que en la Alhambra.

Palacio de la Bolsa. Foto © Patrick Mreyen

Palacio de la Bolsa. Foto © Patrick Mreyen

No podemos dejar el Palacio de la Bolsa, sin ir primero a la sala de degustación de vinos de Portugal, la oportunidad perfecta para probar las producciones de las distintas regiones del país.

Sala de degustación de vino. Foto © Patrick Mreyen

Sala de degustación de vino. Foto © Patrick Mreyen


Mercado Ferreira Borges

Crucemos la calle y entremos a este mercado, que no es uno convencional, es un edificio histórico que alberga exposiciones culturales y en la parte de arriba tiene un café con cómodos sofás donde podemos sentarnos a descansar un poco.

Mercado Ferreira Borges. Foto © Patrick Mreyen

Mercado Ferreira Borges. Foto © Patrick Mreyen


Iglesia de San Francisco

Después de cargar energías, vamos a admirar la arquitectura de esta iglesia del siglo XIII que ha pasado por varios estilos, desde románico, hasta gótico y barroco. Por dentro es muy ostentosa. Si tuviera que escoger entre esta iglesia y la catedral, sin duda elegiría ésta.

Iglesia de San Francisco. Foto © Patrick Mreyen

Iglesia de San Francisco. Foto © Patrick Mreyen

Después de una mañana cargada de historia, nada como una deliciosa comida en el restaurante Postigo do Carvao.


Ribeira

El barrio de Ribeira es el más bonito de Oporto, muy colorido y bohemio a orillas del río Duero.

Barrio de Ribeira. Foto © Patrick Mreyen

Barrio de Ribeira. Foto © Patrick Mreyen

Las casas llenas de color en la Ribeira. Foto © Patrick Mreyen

Las casas llenas de color en la Ribeira. Foto © Patrick Mreyen


Puente de San Luis I

Oporto es una ciudad con puentes preciosos, en especial éste que es el más famoso, obra del ingeniero Théophile Seyrig, quien fue socio de Gustave Eiffel. El puente de hierro es asombroso, tiene dos niveles, nosotros cruzaremos por el de abajo hacia la zona de Vila Nova de Gaia, para obtener una imagen de postal de la Ribeira y para visitar las bodegas del famoso vino Oporto.

Puente de San Luis I. Foto © Patrick Mreyen

Puente de San Luis I. Foto © Patrick Mreyen


Bodegas de Oporto

Primero entremos a una de las más famosas, Cálem, para hacer una degustación de varios oportos.

Degustación en Cálem. Foto © Silvia Lucero

Degustación en Cálem. Foto © Silvia Lucero

Visitando la bodega de Cálem en Oporto. Foto © Patrick Mreyen

Visitando la bodega de Cálem en Oporto. Foto © Patrick Mreyen

Después de visitar algunas bodegas, lo mejor es terminar en la de Taylor’s, para cenar en el restaurante Barao de Fladgate, que tiene unas vistas preciosas de la ciudad, sobre todo porque se ve el puente, el barrio de la Ribeira y los tejados rojos.

Vista desde el restaurante. Foto © Patrick Mreyen

Vista desde el restaurante Barao de Fladgate. Foto © Patrick Mreyen

Aquí te dejo disfrutando un buen oporto, de la buena compañía y admirando una de las ciudades más lindas de Europa.

Información de ayuda para tu viaje:

Hotel: Mercure del centro, bien ubicado, cómodo y a buen precio.
Restaurantes para probar la comida local: A Tasquinha y Postigo do Carvao.
Nuestro recorrido en Portugal
Sintra, lugar de cuento de hadas

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Comments
4 Responses to “48 horas en Oporto”
  1. Margarita says:

    Hola me encantan turn relates due viajes me Haven sentir que estoy alli viviendo mesas Linda’s experiencias tanbien gracias

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] sobre Portugal: 48 horas en Oporto Sintra lugar de cuento de hadas ‘Ponta da Piedade’ de las maravillas naturales de […]

  2. […] de interés 48 horas en Oporto Sintra: lugar de cuento de hadas 5 destinos baratos para viajar […]