Las 8 cosas que he aprendido al estar casada con un belga

Desde hace 8 años formo parte de una familia belga, de la parte de habla alemana. A pesar de no hablar el mismo idioma y de ser de culturas diferentes, siempre me han hecho sentir parte de la familia. Aunque podría parecer difícil formar un matrimonio intercultural, en realidad es muy divertido, ya que siempre tienes algo nuevo por descubrir.

He aprendido que…

1. Saben valorar un día de sol
Recuerdo que el día de mi boda civil en Weywertz fue un día soleado -a pesar de ser un 23 de diciembre-. El alcalde quien realizó la ceremonia, comentó en broma que era un día tan feliz, que hasta había salido el sol, todos los belgas rieron, los mexicanos pensamos que era por el romanticismo de la boda, hasta que después vi que es porque realmente son poquísimos los días que tienen sol.

Si bien cada vez que viajo a ver a la familia a Bélgica me toca mucha lluvia y días nublados, una de las cosas que más me gusta, es que durante el verano cuando sale el sol, disfrutan al máximo ese día. Organizan asados o hacen algo para no desaprovechar el día. Cosa que para nosotros -los que venimos de climas más cálidos- es algo tan común, que a veces ni lo valoramos, no nos detenemos a apreciar la maravilla de tener siempre un día soleado.

2. Que las papas fritas ¡son belgas!
Debo decir que hoy en día, hasta yo me ofendo cuando alguien me pregunta si quiero “papas francesas”, las papas fritas se crearon en Bélgica (leer artículo), erróneamente se les ha asignado a los franceses. En alguna de mis primeras citas con Patrick (mi esposo y fotógrafo de este blog) llegué a cometer la imprudencia de ordenar french fries ya te imaginarás la indignación que ocasioné.

También aprendí que el viajar a Bélgica y no probar las famosas papas servidas en un cono de papel con mayonesa o alguna de las múltiples salsas con las que las sirven, en un friterie típico, es como ir a México y no comer en un puesto de tacos.

3. Que no debes cuestionar que ellos tienen la mejor cerveza del mundo
Cuidado y se te ocurra mencionar que la mejor cerveza viene de otro país y no es para menos si tienen más de mil tipos de cerveza de excelente calidad y de diferentes sabores, para complacer cualquier paladar.

Me encanta llegar a las casas y que te sirvan la cerveza tal como si fuera una obra de arte, en su vaso correspondiente, a la temperatura adecuada, la espuma en el punto indicado…¡Ahora quiero una Jupiler!

4. Que no debes cuestionar que ellos tienen el mejor chocolate del mundo
La primera discusión entre una mexicana y un belga ¡es por el chocolate! Es común que te digan que ellos tienen el mejor chocolate y uno responda, ‘pero si el chocolate viene de América’, pero en realidad era el grano de cacao que los indígenas utilizaban para el trueque y para preparar une bebida caliente de cacao y especias. Pero el chocolate así como lo comemos ahora se hizo famoso en Europa y sin duda se prepara de la manera más exquisita en Bélgica.

5. Las conversaciones van directo al punto y los silencios no son incómodos
Para una mexicana es muy difícil mantener largos ratos de silencio. En un principio me resultaba extraño estar en medio de una conversación y que pasaran varios minutos sin que nadie dijera nada, aunque no hablara el idioma, siempre intentaba decir cualquier tontería, hasta que entendí que es parte de su cultura el no hablar por hablar como hacemos muchas veces en las culturas más ruidosas.

Pasa igual con las largas explicaciones. Cuando Patrick hace una pregunta, mi respuesta suele ser toda una historia que dura largos minutos, hasta llegar a otra historia. Mientras que él va directo al grano, sin tanto redondeo. Y ni hablar del volumen de las conversaciones y de cuando todos hablamos al mismo tiempo, eso aún no lo he visto en Bélgica.

6. Que las fiestas son largas…larguísimas
A los belgas les encanta la fiesta, las bodas empiezan antes del medio día y terminan a las 7 de la mañana del día siguiente. Tiran la casa por la ventana, desde la mañana se empieza a comer y beber hasta el día siguiente. Además son excelentes anfitriones.

7. Su política es tan complicada que ni ellos la entienden
Para empezar el país está dividido en tres comunidades la flamenca (Flandes), la francesa (Valonia) y la alemana (Ostbelgien), esta última es una minoría que no todos conocen y es de donde proviene mi familia política. Por lo tanto tienen tres idiomas oficiales. Años atrás el país estuvo un tiempo sin Primer ministro (y aún así siguió funcionando). Tienen una política muy cambiante. Cada vez que pregunto sobre el presidente, los partidos o la división de las regiones, siempre recibo la misma respuesta: “es muy complicado hasta para nosotros”. Eso sí, siempre hacen énfasis en que la división la marcan los políticos, no su gente.

8. Siguen muy apegados a sus tradiciones
Antes de conocer a mi pareja, tenía la idea errónea, de que los europeos del norte eran más desapegados a las tradiciones familiares. Cuando vi como siguen tan apegados a sus costumbres familiares y tradiciones culturales, me quedé encantada. Ver la emoción con la que celebran cada año el carnaval, la llegada de San Nicolás a las casas a principios de diciembre para dar los regalos a los niños, las cenas navideñas, entre otras cosas, es muy lindo.

Obviamente esta lista la comparto por diversión y sin afán de ofender a nadie, me encanta y me considero afortunada de formar un matrimonio Belga-Mexicano, espero que con los años pueda agregar muchas cosas más. Te invito a que si tu pareja es de otro país, compartas en este blog tu experiencia.

Más artículos de Bélgica:

7 delicias de Bélgica
Papas fritas belgas, no francesas
Castillo de Reinhardstein, una joya escondida de Bélgica

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Comments
16 Responses to “Las 8 cosas que he aprendido al estar casada con un belga”
  1. Claudia says:

    Hola. Soy de costa rica vivo n bruselas. Me casé con un belga en el 2015. Y la verdad nos la hemos pasado bien. Yo me he acostumbrado bastante. Hay muchas cosas diferentes entre nosotros claro pero tenemos mucho que compartimos. No nos gusta las bebidas alcoholicas y no somos fiesteros. La familia es muy buena gente conmigo y realmente no he tenido problemas. Sólo lo normal como en todo matrimonio. No puedo decir que todos los belgas son callados, timidos o cariñosos cada quien es diferente.

  2. Melissa says:

    Hola Silvia!
    Encontré este post cuando buscaba información acerca de bodas en Bélgica y me encantó! =) al igual que tu Blog!

    Esta padrísima la idea de una reunión de parejas belga-mexicanas!! =)
    Yo estoy también en planes de casarme este año con mi novio que es belga, y empezará el proceso chistosón de adaptación a otro país, ja!
    Me encanta la idea de poder conectar con otras mujeres como tú que no solo hablamos el mismo idioma sino que entendemos las riquezas y complejidades de las relaciones interculturales.

    Muchas Gracias por compartir !!
    Abrazo!

  3. Dafne says:

    yo estoy teniendo una relaciòn a distancia con un belga, en mi experiencia, son un poco timidos y es dificil sacarles la platica, pero son muy buena onda y tienen sentido del humor, algo que me encantò es que son muy fieles, y no les gusta jugar, son de relaciones serias y largas, son muy muy amables, y super lindooss!! les encantan nuestra calidez latina !!! yo soy de mexico y tengo 20 años 🙂

    • Silvia Lucero R. says:

      Hola Dafne, qué bien que te has unido al club de mexicanas con belgas ;-). Mucha suerte en tu relación y gracias por compartir tu historia!

      Saludos!

      Silvia

  4. Astrid says:

    Hola silvia. Me gustaría saber ¿si te casaste en México o en Bélgica? y ¿cuales fueron los requisitos (documentación) para casarte con un extranjero?
    Me encantó tu descripción de las 8 cosas que aprendiste al estar casada con un Belga. Yo soy mexicana y mi novio, ahora prometido es Belga y queremos casarnos en un par de meses. Espero tu respuesta y muchas felicidades! Los Belgas son personas extraordinarias, nunca dejan de sorprenderte y son de las personas mas amables y cariñosas también. Saludos desde Chiapas México

    • Silvia Lucero R. says:

      Hola Astrid,

      Primero que nada gracias por escribirme y ¡felicidades por tu compromiso! Qué padre que también te casas con un belga ;-). Pues uy hace 10 años ya de mi boda, la verdad no me acuerdo, lo que sí recuerdo es que nos pidieron muchas cosas, porque el civil fue en Bélgica. En ese entonces vivíamos en Nueva York y me acuerdo que tuve que ir al Ayuntamiento de NY a sacar un acta para probar que no estaba casada, también todos los documentos que presentamos en Bélgica no debían tener más de 6 meses de expedición y todo debe estar traducido al idioma de la parte donde se vayan a casar.
      Yo te recomiendo consultar con el “Commune” de donde se vayan a casar en Bélgica para que les digan exactamente qué necesitan.¿De qué parte es tu novio?

      Mucha suerte!!! Saludos!

      Silvia

  5. Adriana says:

    Hola chicas…estoy aprendiendo de sus comentarios , yo me casare con un belga en diciembre ….muchas gracias…soy de Costa Rica…

  6. carolina says:

    Hola Silvia!
    Me dio mucha risa tu articulo con la parte de la politica que ni ellos la entienden. Lo mas padre fue una vez una conversacion con unos amigos (franceses) que decian, ya ves? Los belgas teniendo un desastre de pais, sin nada claro en su politica, totalmente divididos y todo, y funcionan bien! Y es cierto. Yo me caso con uno este anio, (en Limburg) y la verdad de tu lista aun podemos meterle mas cosas del encuentro mexicano-belga, como las peleas o la falta de celos, jaja. Muchas cosas que hay que aprender cuando se vive en pareja con un belga.
    Saludos!

    • Silvia Lucero R. says:

      Hola Carolina,

      Sí la verdad es divertido esto de las parejas interculturales. Estaría padre organizar una reunión de parejas belga/mexicanas si algún día coincidimos por aquellos rumbos ;-).

      Felicidades por tu boda!

      Saludos,

      Silvia

  7. Aline Gutierrez Arev says:

    Yo no estoy casada con un belga, tengo en la sangre origen belga y mi tatarabuelo que fue Belga se caso con una mujer de michohacan se que fueron muy felices y el decidió quedarse en México . Solo una vez regresó a belgica pero el decia q su pais era su México.

  8. Josselyn Vasquez says:

    Claudia te entiendo a mi me pasa algo similar , mi marido se queja de todo cuando llega a mi pais yo reconoscpo q la calidad de vida alla es mucho mejor pero el no c da cuenta lo mal k me siento cuando me dice eso …

  9. claudia says:

    para mi es toda una tragedia estar casada con un belga, aunque residimos en mi pais latino, el no se acostumbra y siempre hace comparaciones odiosas entre los dos paises, siempre saca en cara que su pais es mejor, el es muy egoista, no comprenden lo que es ser ama de casa, y por lo menos mi esposo no me ayuda en nada con los quehaceres de la casa ni de los chicos, de caracter muy amargado me amarga mi juventud….tuviste suerte…pero siempre hay que hecer saber nuestro punto de vista, yo no amo sus cervezas y se lo digo asi reniegue, la gente que conoci alla si fue amable bueno no intime mucho como para conocerlos a fondo, me arrepenti de casarme con uno….y sus papas fritas como todas nadan en grasa y tampoco como chocolates que para mi los suizos son los mejores….
    saludos y que te vaya muy bien por alla tuviste mucha suerte
    claudia

  10. mexicanabelgicana says:

    Hola trotamundos, igual yo estoy en una relación con un belga. Hasta ahora lo que he experimentado con ellos, es que les interesa aprender de otras culturas. A pesar de que como dices , hablan poco, yo he sentido su calidez como personas. Ahora ya que viva allá a ver como cambian las cosas.

    • Silvia says:

      Hola,

      Qué gusto otra mexicana con un belga ;-). A mí me encanta su país y como dices tu, que también son muy cálidos, a mí siempre me hacen sentir como en casa. De dónde es tu pareja?

      Saludos y mucha suerte en Bélgica!

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Lo que aprendí al estar casada con un belga 7 delicias de Bélgica Castillo de Reinhardstein, una joya escondida de Bélgica Weywertz, un lugar pintoresco para hacer esquí de fondo […]

  2. […] Las 8 cosas que he aprendido al estar casada con un belga Las 7 delicias de Bélgica Google+ […]