El viaje en el que me enamoré de Chiapas

Ya en varias ocasiones he mencionado que entre más viajo, más aprecio mi país, el cual sigue siendo mi favorito por la gran diversidad que ofrece al viajero. Al ser originaria del norte de México, para mí fue un contraste enorme visitar el sur de mi país, especialmente Chiapas, estado que me enamoró y que considero uno de los más bellos de México.

Me encantó que es un estado lleno de tradiciones y colores, donde encuentras selva, cascadas, playas, montañas, zonas arqueológicas impresionantes y ciudades mágicas. Te puedes pasar semanas viajando por este estado y aún faltaría tiempo. Nosotros conocimos los puntos más famosos, pero nos quedamos ansiosos por regresar.

De las tres veces que he estado, la segunda fue la que más disfruté porque le estaba mostrando mi país a mi esposo que es de Bélgica y al mismo tiempo lo iba descubriendo yo. Además fue un viaje bellísimo que hicimos por carretera y que iniciamos desde Oaxaca.

Empezamos en la zona arqueológica de Palenque, donde aún se pueden apreciar los vestigios de la que fuera una de las ciudades mayas más poderosas, también la sede del gobierno de Pakal. Caminar entre los templos y construcciones mayas es una experiencia increíble porque están muy bien conservados y su ubicación en la selva le da un toque excepcional.

Zona arqueológica de Palenque. Foto © Patrick Mreyen

Zona arqueológica de Palenque. Foto © Patrick Mreyen

Palenque fue una importante ciudad maya. Foto © Patrick Mreyen

Palenque fue una importante ciudad maya. Foto © Patrick Mreyen

Cerca de Palenque, se encuentra la cascada Misol Ha, la cual tiene una caída de unos 30 metros. La zona es preciosa, se puede nadar en el pozo que se forma con el agua de la cascada, aunque con mucha precaución. También hay un sendero para que camines detrás de la cascada. Si viste la película Depredador con Arnold Schwarzenegger, seguramente habrás visto esta cascada.

Cascada Misol Ha. Foto © Patrick Mreyen

Cascada Misol Ha. Foto © Patrick Mreyen

Es hermoso ver el paisaje detrás de la cascada. Foto © Patrick Mreyen

Es hermoso ver el paisaje detrás de la cascada. Foto © Patrick Mreyen

Manejando hacia el sur en dirección a San Cristóbal de las Casas, hay una desviación donde se encuentran las famosas cascadas de Agua Azul. El lugar es impresionante, sobre las rocas calcáreas puedes ver el agua del río Agua Azul descendiendo y formando piscinas color azul turquesa (aunque hay temporadas en las que el agua se ve color marrón).

Cascadas de Agua Azul. Foto © Patrick Mreyen

Cascadas de Agua Azul. Foto © Patrick Mreyen

Tuvimos la suerte de ver el agua turquesa. Foto © Patrick Mreyen

Tuvimos la suerte de ver el agua turquesa. Foto © Patrick Mreyen

Viajar en carretera por Chiapas es toda una experiencia. Para empezar es un estado con muchas necesidades económicas, cabe recordar que de ahí es el movimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Cuando manejas entre los pueblos puedes ver señales y muñecos zapatistas colgados afuera de las casas. Pero eso no significa que sea inseguro, he viajado en tres ocasiones en carretera por este estado y nunca sentí peligro alguno.

A lo que si hay que prestar atención es a los niños que de repente salen en la carretera a vender cosas, ya que a veces jalan una cuerda para que te detengas y les compres sus productos, pero a veces no se ven, así que hay que estar atentos para evitar accidentes.

Cuando llegas a San Cristóbal de las Casas te quedas fascinado. Es de las ciudades más bonitas de México, tiene construcciones súper coloridas, especialmente sus iglesias, puedes pasear tranquilamente por sus calles empedradas y disfrutar el clima fresco. Me impresionó ver la gran cantidad de europeos que la visitan o viven ahí. El ambiente es muy relajado y medio “hippie”, muy internacional, pero sin dañar la esencia de la ciudad.

Catedral de San Cristóbal de las Casas. Foto © Silvia Lucero

Catedral de San Cristóbal de las Casas. Foto © Silvia Lucero

Las iglesias y casas son hermosas. Foto © Silvia Lucero

Las iglesias y casas son hermosas. Foto © Silvia Lucero

De noche es una ciudad muy romántica con sus calles empedradas. Foto © Patrick Mreyen

De noche es una ciudad muy romántica con sus calles empedradas. Foto © Patrick Mreyen

Obviamente no dejamos de visitar el Cañón del Sumidero, uno de los lugares que más me ilusionaba conocer, ya que lo había visto en muchas fotografías y cumplió todas mis expectativas porque es asombroso. En un cañón que se formó hace 70 millones de años, sus paredes llegan a medir ¡hasta 1000 metros de altura! Para recorrerlo hay que ir a Chiapa de Corzo y ahí tomar un bote. El recorrido es impresionante.

Cañón del Sumidero. Foto © Patrick Mreyen

Cañón del Sumidero. Foto © Patrick Mreyen

Y hablando de lugares impresionantes, el que más me sorprendió fue San Juan Chamula, sobre todo porque lo visitamos durante una celebración. Ahí vive el grupo indígena tzotzil que preserva de una manera súper celosa sus tradiciones. No puedes tomar fotografías de su iglesia y mucho menos de sus fiestas, así que toca ser muy prudente y sobre todo respetuoso para evitar pasar un mal rato. Un lugar muy auténtico que no puedes dejar de visitar, siempre y cuando respetes realmente a los chamulas.

No quiero dejar de mencionar mi punto favorito, la gastronomía, ya que en Chiapas se come delicioso. En San Cristóbal de las Casas hay dos lugares en especial que me encantan, uno es el restaurante TierrAdentro (el mole es delicioso) y el bar que está casi enfrente llamado La Viña de Bacco, un lugar pequeñito pero ideal para probar vinos mexicanos, escuchar buena música y conocer gente.

Si quieres adentrarte en la gastronomía regional, vale la pena hacer un viaje a Tuxtla Gutiérrez, solo para visitar el restaurante Las Pichanchas, ahí puedes cenar y ver el espectáculo de bailes folclóricos que realizan. Eso sí, te recomiendo hacer reservación. Pero en general, en donde tengas la oportunidad no dejes de probar el tasajo, los tamales, el pollo en mole, los quesos y las bebidas típicas como el pozol, el pumpo (creada en Las Pichanchas) y por supuesto el café.

Pollo en mole. Foto © Silvia Lucero

Pollo en mole. Foto © Silvia Lucero

Restaurante TierAdentro en San Cristóbal de las Casas. Foto © Patrick Mreyen

Restaurante TierAdentro en San Cristóbal de las Casas. Foto © Patrick Mreyen

Bar de vinos La Viña de Bacco. Foto © Patrick Mreyen

Bar de vinos La Viña de Bacco. Foto © Patrick Mreyen

Restaurante Las Pichinchas en Tuxtla Gutiérrez. Foto © Patrick Mreyen

Restaurante Las Pichanchas en Tuxtla Gutiérrez. Foto © Patrick Mreyen

Aún no me he cansado de Chiapas, espero regresar y cumplir un sueño que tengo desde hace muchos años que es conocer Bonampak…y las fincas cafetaleras, la Reserva de la Biosfera El Triunfos, los manglares, etcetera, etcetera.

 

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Comments
3 Responses to “El viaje en el que me enamoré de Chiapas”
  1. Maria Esther Anderson says:

    Hola Silvia:
    Primero para decirte que me encanta tu blog. He aprendido mucho no solo de Mexico sino del mundo.
    Yo visite Palenque hace varios años y quiero regresar y sobre todo llevar a mi esposo. Me podrias recomendar algun hotel cerca de Palenque?. Chiapas es sin duda uno de los estados mas bonitos y tradicionales de Mexico.
    Tambien queremos visitar San Cristobal de las casas. Se ve precioso.

    Gracias por tus consejor y sobre todo por enseñarnos todos estos lugares que nos encantaria visitar.
    Saludos a Patrick. Los extrañamos.
    Desde Playa del Carmen

    • Silvia Lucero says:

      Hola María Esther, muchas gracias, qué linda, me da gusto que disfrute leyendo el blog.
      En Palenque hay una zona hotelera pequeñita pero muy linda, yo les recomendaría hospedarse en alguno de ahí. Se pueden hospedar en el Maya Tulipanes, también hay un Best Western. En San Cristóbal de las Casas les recomiendo el Hotel Casa Mexicana. Pero si pueden si vayan a Chiapas porque está precioso. Saludos a usted y a William, a ver cuando los vemos por acá. Besos!

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] y descubrir esos rincones maravillosos. ¿Alguna recomendación? Más artículos sobre México El viaje en el que me enamoré de Chiapas Yucatán: el estado de las maravillas ¡Mare! La grandeza de Teotihuacan Entre el cielo y […]