Un viaje divertido a las Cataratas de Iguazú

Visitar las impresionantes Cataratas de Iguazú es sin duda una de las maravillas naturales que tienes que incluir en tu lista si viajas a Sudamérica. Nosotros sólo fuimos al lado argentino, lo hicimos por nuestra cuenta y resultó un viaje bastante divertido.

Partimos desde Buenos Aires en autobús, sí es un viaje larguísimo de unas 18 horas, pero al menos tomamos uno de esos autobuses de lujo, donde te dan de comer, te ponen películas en televisiones (casi) individuales y sobre todo llevas cama, donde al menos puedes descansar bien durante la noche.

Nos quedamos dos noches en Puerto de Iguazú y ahí partimos hacia nuestras excursiones. Nuestra primera visita fue al Hito Tres Fronteras, el punto donde puedes ver la división de los ríos Paraná e Iguazú y los otros dos países, Brasil y Paraguay.

División de los ríos Iguazú y Paraná en las tres fronteras de Argentina, Brasil y Paraguay. Foto © Silvia Lucero

División de los ríos Iguazú y Paraná en las tres fronteras de Argentina, Brasil y Paraguay. Foto © Silvia Lucero

Obelisco en el Hito de las Tres Fronteras. Foto © Silvia Lucero

Obelisco en el Hito de las Tres Fronteras. Foto © Silvia Lucero

El segundo punto fue el impresionante Parque Nacional Iguazú, para ver las cataratas, caminar por los circuitos y tomar el Tren de la Selva. Es un lugar bastante turístico, pero maravilloso.

Mirador en las Cataratas de Iguazú. Foto © Patrick Mreyen

Mirador en las Cataratas de Iguazú. Foto © Patrick Mreyen

Nosotros tomamos la excursión en bote, una experiencia divertida, aunque tengo que confesar que a ratos me pareció aterradora, porque te acercan demasiado a las cascadas.

El paseo en barco es súper cerca de las cascadas. Foto © Patrick Mreyen

El paseo en barco es súper cerca de las cascadas. Foto © Patrick Mreyen

En el bote en las Cataratas de Iguazú. Foto © Patrick Mreyen

En el bote en las Cataratas de Iguazú. Foto © Patrick Mreyen

Iguazú tiene 275 saltos, algunos llegan a medir hasta 80 metros de altura. Puedes admirar las cascadas desde diferentes puntos, para eso hay que recorrer el parque caminando por los senderos diseñados, que son bastante fáciles de hacer.

Verlas desde arriba es impresionante. Foto © Patrick Mreyen

Verlas desde arriba es impresionante. Foto © Patrick Mreyen

La Garganta del Diablo, tiene una caída de 80 metros y es imposible no salir mojado de ahí. Foto © Patrick Mreyen

La Garganta del Diablo, tiene una caída de 80 metros y es imposible no salir mojado de ahí. Foto © Patrick Mreyen

El recorrido es muy bonito porque puedes apreciar la flora y la fauna, ahí habitan más de 400 especies de aves, así que ya podrás imaginarte las sorpresas que te puedes llevar. También puedes ver serpientes, mariposas, coatíes, monos y otros animales.

Senderismo en el Parque Nacional Iguazú. Foto © Patrick Mreyen

Senderismo en el Parque Nacional Iguazú. Foto © Patrick Mreyen

Serpiente en Iguazú. Foto © Patrick Mreyen

Serpiente en Iguazú. Foto © Patrick Mreyen

Foto © Patrick Mreyen

Foto © Patrick Mreyen

Monos en Iguazú. Foto © Patrick Mreyen

Monos en Iguazú. Foto © Patrick Mreyen

Además de las cataratas puedes hacer otras actividades súper divertidas como canopy y rapel. Yo tomé una excursión que duró algunas horas, empezamos con la tirolesa deslizándonos entre árboles y finalizamos descendiendo en rapel.

Escalera para subir a uno de los árboles y comenzar el canopy. Foto © Silvia Lucero

Escalera para subir a uno de los árboles y comenzar el canopy. Foto © Silvia Lucero

Canopy en Iguazú. Foto © Silvia Lucero

Canopy en Iguazú. Foto © Silvia Lucero

A punto de descender (y ¡muerta de miedo!) Foto © Silvia Lucero

A punto de descender (y ¡muerta de miedo!) Foto © Silvia Lucero

Éste era el descenso. Foto © Silvia Lucero

Éste era el descenso. Foto © Silvia Lucero

En el camino nos encontramos esta víbora que el guía puso en una botella para que la viéramos y luego la dejó ir. Foto © Silvia Lucero

En el camino nos encontramos esta víbora que el guía puso en una botella para que la viéramos y luego la dejó ir. Foto © Silvia Lucero

Me encantaron los paisajes. Foto © Silvia Lucero

Me encantaron los paisajes. Foto © Silvia Lucero

Para hacer estas actividades no es necesario tener experiencia, todo lo aprendes ahí mismo, sólo necesitas dos cosas, no tenerle miedo a la altura y estar dispuesto a dejarte llevar por la adrenalina.

Te aconsejo llevar protector solar, usar ropa cómoda y sobre todo calzado que te permita caminar fácilmente por los senderos. Puede resultar un consejo demasiado obvio, pero créeme hay excursiones donde me ha tocado ver gente hasta con tacones altos.

Otros artículos de interés:
Un viaje hasta el ‘Fin del Mundo’
15 escapes de verano

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Comments
3 Responses to “Un viaje divertido a las Cataratas de Iguazú”
  1. Maria Esther Anderson says:

    Querida Silvia:
    Como siempre reportando los mejores y mas bellos lugares del mundo. Estas cataratas estan muy impresionantes. Y las fotos buenisimas. Gracias por la informacion. Algun dia iremos a disfrutar de ese paisaje tan bello.
    Tambien quiero mandarte un abrazo de parte mia y de William por tu pasado cumpleaños.
    Felicidades.
    Cariñosamente.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Más artículos de Argentina 48 horas en Buenos Aires Un viaje hasta el ‘FIn del Mundo’ Un viaje divertido a las Cataratas de Iguazú […]