Cómo viajar a Oslo con presupuesto ajustado

Viajar a alguno de los países nórdicos, como Noruega, es una hermosa experiencia, pero que puede resultar demasiado cara si no planeas bien tu viaje y vas con presupuesto ajustado.

En este artículo te comparto algunos consejos para visitar Oslo, sin que te quedes con los bolsillos vacíos y sobre todo sin sacrificar tu comodidad.

El transporte
Si algo me encanta de Europa es que es muy accesible para todo tipo de viajero y puedes volar con aerolíneas súper económicas. Si vas a visitar más de un país, busca combinaciones de vuelos con distintas aerolíneas. Como nosotros estábamos de visita en Berlín y queríamos combinar Suecia y Noruega, lo que nos resultó más barato fue volar de Berlín a Estocolmo con RyanAir; de Estocolmo a Oslo con SAS y de Oslo a Berlín con RyanAir. En total pagamos alrededor de 125 euros por persona.

En Oslo, como en toda ciudad lo mejor es caminarla para conocerla a fondo. Pero como también vas a tener que usar el transporte público, te recomiendo comprar el pase de 24 horas, que te cuesta 90 coronas (unos 10 euros/11 dólares) y lo puedes usar para bus, tram, metro, ferry y tren. También hay opciones para 7 y 30 días.

Nuestro vuelo a Noruega. Foto © Patrick Mreyen

Nuestro vuelo a Noruega. Foto © Patrick Mreyen

¿Qué visitas turísticas pagar?
En Oslo hay muchos museos, si quieres pasar tu tiempo en varios de ellos, entonces te conviene comprar el Oslo Pass. Pero si tienes pocos días y prefieres conocer mejor la ciudad, caminar por sus calles, parques, disfrutar las terrazas en verano, como fue nuestro caso, entonces te aconsejo seleccionar bien los museos por los que estés dispuesto a pagar. No hay mejor o peor opción, todo depende de tus intereses.

Nosotros sólo estuvimos 3 días en Oslo y elegimos tres museos: el Museo de los Barcos Vikingos que es impresionante, súper recomendable, cuesta 80 coronas la entrada (unos 9 euros/10 dlls). La Galería Nacional para ver el famoso cuadro ‘El Grito’ de Edvard Munch, el ingreso tiene un costo de 50 coronas (poco más de 5 euros/6 dólares) y finalmente el Centro Nobel de la Paz que cuesta 90 coronas (unos 10 euros/11 dólares), pero es muy interesante.

Museo de los Barcos Vikingos ¡imperdible! Foto © Silvia Lucero

Museo de los Barcos Vikingos ¡imperdible! Foto © Silvia Lucero

Galería Nacional. Foto © Patrick Mreyen

Galería Nacional. Foto © Patrick Mreyen

Centro Nobel de la Paz. Foto © Patrick Mreyen

Centro Nobel de la Paz. Foto © Patrick Mreyen

Experiencias que no cuestan
Vigeland Park

También hay lugares que puedes disfrutar de manera gratuita como el Vigeland Park, el parque de esculturas hechas por un solo artista, más grande del mundo. Es un lugar que no te debes perder, ya que es precioso y es una de las atracciones más famosas de Oslo.

El artista Gustav Vigeland esculpió más de 200 esculturas hechas con bronce, granito y hierro forjado. Algunas son bastante curiosas, como la de un niño haciendo una pataleta.

Parque de Vigeland. Foto © Silvia Lucero

Parque de Vigeland. Foto © Silvia Lucero

Escultura en Parque de Vigeland. Foto © Silvia Lucero

Escultura en Parque de Vigeland. Foto © Silvia Lucero

El Monolito tiene una altura de 17 metros y es impresionante porque tiene 121 figuras humanas. Foto © Silvia Lucero

El Monolito tiene una altura de 17 metros y es impresionante porque tiene 121 figuras humanas. Foto © Silvia Lucero

Aker Brygge y Tjuvholmen
En Aker Brygge puedes sentarte a disfrutar de una buena comida o bebida en una de las terrazas de esta zona porque es hermosa y hay de todo tipo de restaurantes, hasta cadenas de comida rápida. O simplemente puedes caminar por el paseo marítimo hasta llegar hasta Tjuvholmen, un barrio lleno de edificios preciosos donde puedes apreciar la arquitectura nórdica contemporánea. Toda esta área está llena de restaurantes, bares, apartamentos, galerías y unos espacios exteriores fascinantes con divertidas esculturas y zonas de recreo.

Aker Brygge. Foto © Patrick Mreyen

Aker Brygge. Foto © Patrick Mreyen

Edificios en la zona de Tjuvholmen. Foto © Patrick Mreyen

Sesión de fotos gratuita frente a los edificios modernos de la zona de Tjuvholmen ;-). Foto © Patrick Mreyen

Tjuvholmen. Foto © Patrick Mreyen

Tjuvholmen. Foto © Patrick Mreyen

Fortaleza Akershus
Otro lugar con entrada libre es esta fortaleza donde también se encuentra un castillo del siglo XIV (el cual puedes visitar sólo con visita guiada). Nosotros sólo fuimos a caminar por la fortaleza y a tomar fotos panorámicas de la ciudad.

Fortaleza de Akershus. Foto © Patrick Mreyen

Fortaleza de Akershus. Foto © Patrick Mreyen

Ver por fuera el edificio de la Ópera y Ballet de Noruega
No importa si no vas a algún espectáculo, porque todo el show se lo lleva este edificio ultra moderno blanco con enormes ventanales. En el mar también puedes apreciar un iceberg de cristal. En la explanada perpendicular de la ópera, muchos se echan a tomar el sol.

El hermoso edificio de la Ópera y Ballet de Noruega. Foto © Silvia Lucero

El hermoso edificio de la Ópera y Ballet de Noruega. Foto © Silvia Lucero

Frente a la Ópera está esta instalación de un iceberg. Foto © Silvia Lucero

Frente a la Ópera está esta instalación de un iceberg. Foto © Silvia Lucero

Ekeberg Hageby
Como en todo viaje, las visitas turísticas dependen de los gustos de cada viajero, para mí era importante ir a la colina que aparece en el cuadro de Munch ‘El Grito’, por lo que tomamos el autobus 34 a Ekeberg Hageby.

Ekerberg, paisaje que aparece en El Grito de Munch. Foto © Patrick Mreyen

Ekeberg Hageby, paisaje que aparece en El Grito de Munch. Foto © Patrick Mreyen

El hotel
Obviamente puedes encontrar hostales, pero nosotros queríamos algo un poco más cómodo, pero que siguiera siendo económico. Nos quedamos en el Comfort Hotel XPRESS Oslo y nos salió barato para lo cara que es esa ciudad. Un hotel con habitaciones muy sencillas, pero cómodas y con baño privado. Las instalaciones tienen una decoración moderna y lo más original de este hotel es que no hay lobby con personal, tu haces tu propio check-in y check-out. La noche nos salió alrededor de 670 coronas, equivalente a 77 euros/84 dólares.

Patrick haciendo check-in en nuestro hotel. Foto © Silvia Lucero

Patrick haciendo check-in en nuestro hotel. Foto © Silvia Lucero

Restaurantes y bares
Los restaurantes me parecieron carísimos, pero como a mi pareja y a mí nos encanta comer y beber, en eso procuramos no sacrificar tanto el bolsillo. Pero hubieron dos lugares que estaban bien de precio y nos gustaron bastante.

People´s
A este bar fuimos dos noches porque siempre tenía buen ambiente, quedaba cerca de nuestro hotel y la cerveza no era cara, en general tenía muy buenos precios (para ser Oslo).

People´s a donde llegamos cada noche por nuestra cervecita antes de ir a dormir. Foto © Silvia Lucero

People´s a donde llegamos cada noche por nuestra cervecita antes de ir a dormir. Foto © Silvia Lucero

Fyret Mat g Drikke
Un restaurante que presume tener la hamburguesa más rica de Oslo, seguramente pensarás ‘no voy a ir a comer hamburguesas a Oslo’, pero el sitio es bastante recomendable. Tiene también una bonita ubicación en una terraza con vista a la plaza Youngstorget.

Plaza de Youngstot donde puedes encontrar restaurantes y bares, como . Foto © Patrick Mreyen

Plaza de Youngstorget donde puedes encontrar restaurantes y bares, como Fyret Mat g Drikke. Foto © Patrick Mreyen

Descubrir sus barrios
Y como siempre digo, camina y camina hasta que ya no puedas más y tengas que sentarte en alguna terraza a beber una cerveza para tomar energía y seguir caminando. Solamente de esta forma vas a descubrir -y de manera gratuita- qué sorpresas te esperan en cada ciudad, sobre todo en una como Oslo que está llena de esculturas e instalaciones súper interesantes.

Te dejo con algunas fotos de la ciudad ¡que la disfrutes!

Instalación en una plaza de Oslo. Foto © Silvia Lucero

Instalación en una plaza de Oslo. Foto © Silvia Lucero

Edificio del Parlamento. Foto © Patrick Mreyen

Edificio del Parlamento. Foto © Patrick Mreyen

El distrito de Grünerløkka está de moda. Foto © Silvia Lucero

El distrito de Grünerløkka está de moda. Foto © Silvia Lucero

Por las calles de Oslo. Foto © Silvia Lucero

Por las calles de Oslo. Foto © Silvia Lucero

Tomando un descanso. Foto © Silvia Lucero

Tomando un descanso. Foto © Silvia Lucero

 

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.