Napoleón García: El ‘contador de historias’ de Abiquiú

Buscando la casa de la pintora Georgia O’Keeffe en el pueblo de Abiquiú –a una hora de Santa Fe-, fuimos a dar a una casa con un letrero de información turística. Me bajé del auto, entré y encontré al personaje más interesante de mi viaje, un señor ya entrado en años que lo primero que me dijo fue que él había trabajado con la pintora y era autor de un libro. Le dije ‘espéreme poquito, ahora regreso con mi esposo y la cámara’, porque sabía que tenía al menos una historia que contarnos.

Don Napoleón García atiende a los viajeros en el porche de su casa desde donde alcanza a ver la entrada al pueblo. En su oficina hay un letrero que dice “Napoleón García Sr. Storyteller”, también está llena de fotos, publicaciones y muchos detalles, no hay rincón vacío. Sentado en su silla de ruedas, con su paliacate en la cabeza y con una mirada nostálgica, nos pidió que nos sentáramos y así empezó a contarnos que trabajó durante muchos años para O’Keeffe, “haciendo trabajos que los jóvenes podíamos hacer en ese entonces” nos dijo.

Ahí mismo vendía su libro, el cual obviamente compré y me firmó. Me llamó la atención su escritura y que no escribiera mas que su nombre, después, cuando leí un poco, me di cuenta de la posible razón. Pasamos varios minutos con él, nos explicó un poco sobre su herencia genízaro-española (mezcla de nativos americanos de Nuevo México y españoles), de su familia y algunos datos turísticos (a lo que íbamos originalmente).

Nos tomamos algunas fotos con él, “tómeme una foto a mí solo también…me las manda por correo…bueno nomás una”, nos indicó Napoleón. Aún no sabemos si la foto que quiere es con nosotros o en la que sale solo, yo de igual forma le enviaré las tres, con suerte nos pone en su ‘pared de los recuerdos’. Nos despedimos y le prometí que empezaría a leer esa misma tarde su libro “The Genizaro & the Artist”.

Sobra decir que de ahí nos fuimos a intentar ver la casa de la pintora que estaba a pocos metros de la del señor García, lamentablemente sólo se entra con cita y nos quedamos sin verla por dentro.

Cuando íbamos en la carretera empecé a leer el libro y aunque está escrito de una manera muy sencilla, me cautivó desde el inicio. Empieza con su niñez, relatando todas las limitaciones económicas y educativas que tuvo, de cómo eran rechazados hasta por los maestros. Asegura que aunque sabe hablar inglés y español, ni habla ni escribe bien ninguno de los dos. De hecho para escribir el libro, recibió ayuda de su amiga Analinda Dunn.

El libro habla de cómo su madre fue abandonada por su pareja y cómo fueron rechazados al ser hijos fuera del matrimonio. También habla del hambre y el frío que pasaron. De cómo empezó a trabajar para la pintora y así va relatando su vida entre historias que sucedieron a lo largo de los años, las cicatrices que le dejaron ciertas experiencias y en cómo repercutieron cuando él hizo su propia familia de 10 hijos y nietos. También relata las tradiciones de los nativos y por supuesto parte de la vida en Abiquiú de Georgia O’Keeffe. Todo acompañado con fotografías a blanco y negro.

Mientras leía el libro sentía como si estuviera sentada frente a él y me estuviera relatando su vida, con esa mirada melancólica. Me hubiera gustado haber sabido de él antes de entrar a su casa y haber tenido una larga charla.

Sin duda esto es lo más bello de los viajes, las personas que se van conociendo en el camino, cada una con una historia que contar. Cuándo me iba a imaginar que en esa casa, donde tuve que sonar un cencerro para que me abrieran la puerta, me iba a encontrar a un personaje casi histórico de la zona. Si viajas por ahí, ya sabes donde encontrarlo.

Afuera de la casa de Napoleón García. Foto © Patrick Mreyen

Afuera de la casa de Napoleón García. Foto © Patrick Mreyen

Don Napoleón García. Foto © Patrick Mreyen

Don Napoleón García. Foto © Patrick Mreyen

Posando con su libro. Foto © Patrick Mreyen

Posando con su libro. Foto © Patrick Mreyen

Patrick con Napoleón. Foto © Silvia Lucero

Patrick con Napoleón. Foto © Silvia Lucero

A la entrada de la casa tiene un jardín muy lindo. Foto © Silvia Lucero

A la entrada de la casa tiene un jardín muy lindo. Foto © Silvia Lucero

Casa de Georgia O'Keeffe en Abiquiú. Foto © Patrick Mreyen

Casa de Georgia O’Keeffe en Abiquiú. Foto © Patrick Mreyen

 

Dónde: Abiquiú, Nuevo México
Libro: The Genizaro & the Artist
Viaje: Recorrido por Estados Unidos de punta a punta
*Gracias a Tourism Santa Fe por su amable hospitalidad y por apoyarnos en este recorrido por Estados Unidos.

Te invito a seguir este recorrido con el hashtag #tripdreamingusa.

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.