Dakota del Sur resultó ser una caja de sorpresas

Me hubiera gustado pasar más tiempo en Dakota del Sur. Lo que inició como una visita relámpago para ver las famosas caras de los presidentes en Mount Rushmore, terminó en una grata sorpresa, que me dejó con ganas de volver a ese estado lleno de paisajes increíbles.

Como la visita a este estado fue parte de nuestro recorrido en carretera por Estados Unidos, el Departamento de Turismo de South Dakota nos ayudó diseñando un itinerario para que en nuestro breve paso, pudiéramos llevarnos al menos la esencia de sus lugares más famosos.

Esto fue lo que vimos:

Mount Rushmore
Desde hace muchos años estaba en mi bucket list visitar este monumento. La verdad es muy emocionante verlo en persona por su fama y porque es impresionante. Te recomiendo tomar la audioguía porque te da datos súper interesantes, además está tan bien hecha, que cuando te encuentras frente a los cuatros rostros, escuchando las explicaciones y la música de fondo, te hace que la experiencia sea todavía más emotiva.

Entrada al monumento más famoso de Estados Unidos. Foto © Patrick Mreyen

Entrada al monumento más famoso de Estados Unidos. Foto © Patrick Mreyen

Hay un sendero corto de menos de 1 kilómetro (que también te aconsejo recorrer) porque puedes ver la montaña y las caras de los presidentes George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln, desde diferentes ángulos. Los rostros miden 18 metros de altura y fueron hechos por el escultor Gutzon Borglum.

Escultura del presidente George Washington. Foto © Patrick Mreyen

Escultura del presidente George Washington. Foto © Patrick Mreyen


Crazy Horse

Después de Mount Rushmore nos pasamos a ver el rostro gigantesco del monumento al héroe Crazy Horse, de los indios Lakota, que lleva décadas en construcción y así seguirá por los siguientes años, porque desde el inicio fue un proyecto muy ambicioso, pero el día que se complete será verdaderamente majestuoso.

Monumento (todavía incompleto) a Crazy Horse. Foto © Patrick Mreyen

Monumento (todavía incompleto) a Crazy Horse. Foto © Patrick Mreyen

Lo primero que te recomiendo hacer a tu llegada, es ver la película que dura como 10 minutos, para que escuches la historia que es súper interesante. Te adelanto un poquito para que veas porque me fascinó.

Resulta que cuando se esculpieron las caras de los presidentes en Mount Rushmore, los indios de la zona estaban molestos por lo que hicieron en sus montañas, que para ellos son sagradas. Ante esto, el líder Lakota, Henry Standing Bear, le pidió al escultor Korczak Ziolkowski que esculpiera en la montaña la figura a caballo de Crazy Horse para mostrarle al mundo que ellos también tienen héroes. El proyecto se inició con poco presupuesto y la familia del escultor, quien ya murió, sigue trabajando en este proyecto hasta la fecha. Te recomiendo también ver todo el museo indígena.

Ejemplo de un teepee en el museo. Foto © Patrick Mreyen

Ejemplo de un teepee en el museo. Foto © Patrick Mreyen

El rostro que puedes ver hoy en día, mide 26 metros, pero cuando se finalice todo el monumento medirá unos 195 metros de ancho y 172 metros de largo ¿te imaginas lo impresionante que será?

Se supone que así quedará al finalizarse el monumento. Foto © Patrick Mreyen

Se supone que así quedará al finalizarse el monumento. Foto © Patrick Mreyen


Custer State Park

Otro parque con paisajes bellísimos, donde también puedes ver la vida silvestre. Territorio de unos 1800 bisontes, de las más grandes manadas en el mundo, animal de gran importancia en la vida de los indios Lakota.

Parque Custer State, hogar de los bisontes. Foto © Patrick Mreyen

Parque Custer State, hogar de los bisontes. Foto © Patrick Mreyen

También puedes ver otro tipo de animales como burros, cabras de montaña, alces, entre otros. El parque es pequeño y nosotros por falta de tiempo, lo atravesamos rápidamente.

Me encantó este burrito. Foto © Patrick Mreyen

Me encantó este burrito. Foto © Patrick Mreyen


Parque Nacional Badlands

Llegamos al atardecer a este parque que me fascinó, honestamente no esperaba que fuera tan bonito. Como esa tarde alcanzamos a ver muy poco, nos levantamos a ver el amanecer y fue la mejor opción porque los rayos del sol dan unos colores más bonitos a las montañas rocosas.

Me encantan estas carreteras. Foto © Patrick Mreyen

Me encantan estas carreteras. Foto © Patrick Mreyen

Parque Nacional Badlands. Foto © Patrick Mreyen

Parque Nacional Badlands. Foto © Patrick Mreyen

Parque Nacional Badlands. Foto © Patrick Mreyen

Parque Nacional Badlands. Foto © Patrick Mreyen

Creo que cuando vi este parque, fue el momento en que pensé que debimos pasar más tiempo en Dakota del Sur, aunque el circuito que te recomiendan seguir en auto es de sólo 48 kilómetros, sí tienes que calcular más tiempo para disfrutar mejor los paisajes y hacer al menos un poco de senderismo. ¿Qué lo hace diferente a los otros? Que parece que estás en la luna (o como me imagino que sería estar en la luna).

Badlands. Foto © Patrick Mreyen

Badlands. Foto © Patrick Mreyen

Al amanecer se ve precioso por los colores. Foto © Patrick Mreyen

Al amanecer se ve precioso por los colores. Foto © Patrick Mreyen

 

Wall Drug
Seguramente te parecerá extraño que incluya una tienda de este tipo entre los lugares más destacados de Dakota del Sur, así me pasó cuando leí sobre ella, pero tienes que verla para comprender la razón.

Uno de los pasillos de Wall Drug, hay muchas tiendas y un restaurante muy grande. Foto © Patrick Mreyen

Uno de los pasillos de Wall Drug, hay muchas tiendas y un restaurante muy grande. Foto © Patrick Mreyen

Wall Drug es súper famosa, puedes encontrar los letreros más ridículos y extraños en la carretera anunciándola, sobre todo por su café de 5 céntimos. Pero la tienda es inmensa, venden de todo y es ideal para tomar las típicas fotografías que quieres durante un viaje en carretera. La tienda es un clásico y existe desde 1931, vale la pena detenerse ahí para desayunar y pasar al menos una hora curioseando.

Pidiéndole un deseo a Zoltar como en Big. Foto © Patrick Mreyen

Pidiéndole un deseo a Zoltar como en Big. Foto © Patrick Mreyen

Y mientras yo rezaba en la capilla de los viajeros... Foto © Patrick Mreyen

Y mientras yo rezaba en la capilla de los viajeros… Foto © Patrick Mreyen

Patrick estaba muy entretenido. Foto © Silvia Lucero

Patrick estaba muy entretenido. Foto © Silvia Lucero


Nuestra noche en Badlands ¿dónde dormimos?

Esa noche el Departamento de Turismo nos hospedó en una cabaña súper pintoresca, muy bonita en el campamento de KOA en Badlands/White River. Si no has escuchado sobre KOA, son campamentos en varias partes de Estados Unidos y Canadá, donde puedes rentar cabañas, llegar en tu RV, montar tu tienda de campaña o si buscas algo más original, hasta dormir en un teepee.

Nuestra cabaña en el KOA de Badlands. Foto © Silvia Lucero

Nuestra cabaña en el KOA de Badlands. Foto © Silvia Lucero

Pero eso sí, antes de irnos a nuestra cabaña, llegamos a cenar al bar Wagon Wheel Bar & Grill en un pueblito de sólo 67 habitantes. Ahí encuentras comida de bar, pero es buena opción sobre todo si llegas tarde.

Foto © Patrick Mreyen

Foto © Patrick Mreyen

 

¿Qué te puedo decir de Dakota del Sur? Que me encantó y si tienes oportunidad de viajar a este estado, te aconsejo que lo hagas por varios días, no sólo tiene Mount Rushmore, aquí hay muchas cosas maravillosas por descubrir.

*Gracias al South Dakota Department of Tourism por su amable hospitalidad y por todo su apoyo en este hermoso recorrido.

Te invito a seguir este recorrido con el hashtag #tripdreamingusa.

Más de nuestro viaje en carretera por el oeste y centro de Estados Unidos aquí.

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.