El ‘pasaporte’ que necesitas para viajar a Omaha

Tenía muchas ganas de viajar a Nebraska, tal vez porque al ser parte de las Grandes Llanuras de Estados Unidos, me imaginaba ese viaje en carretera viendo paisajes llanos y desolados. Hasta que llegamos a Omaha y mi visión de Nebraska cambió por completo. Ahora pienso en Nebraska y me imagino sentada en algún bar moderno saboreando una cerveza.

Esto me venía a la mente cuando pensaba en Nebraska. Foto © Silvia Lucero

En carretera de Iowa a Nebraska. Foto © Silvia Lucero

Omaha es una ciudad muy bonita y bastante entretenida. Es sede de varias empresas importantes (Fortune 500) como ConAgra Foods y Union Pacific Corporation, entre otras. Su residente más famoso es nada más y nada menos que uno de los hombres más ricos del mundo: Warren Buffett.

Tiene museos muy interesantes como el Durham Museum, el cual se encuentra en la antigua estación de trenes Union Station, que en su época, a inicios de los años 30, fue una estación muy concurrida. Un edificio precioso estilo art-deco. Ahí puedes ver exposiciones muy interesantes sobre la historia de la región.

Museo Durham en Omaha. Foto © Patrick Mreyen

Museo Durham en Omaha. Foto © Patrick Mreyen

También está el Henry Doorly Zoo, que tiene el desierto interior más grande del mundo, ubicado bajo un enorme domo de vidrio, uno de los iconos de la ciudad. El zoo también tiene un centro para conservación e investigación con el fin de proteger especies en peligro de extinción.

Zoológico Henry Doorly. Foto © Patrick Mreyen

Zoológico Henry Doorly. Foto © Patrick Mreyen

Omaha tiene zonas lindísimas, mi favorita fue la de Old Market, con todos esos edificios de ladrillo estilo industriales. Ahí se encuentran muchos restaurantes, bares y boutiques de moda. Otra de las zonas por explorar es la del puente Bob, sobre el río Missouri que comunica a Iowa y a Nebraska. Por cierto un puente muy particular que hasta tiene su propio twitter @BobTBridge.

Zona de Old Market en Omaha. Foto © Patrick Mreyen

Zona de Old Market en Omaha. Foto © Patrick Mreyen

Edificio en el Old Market. Foto © Patrick Mreyen

Edificio en el Old Market. Foto © Patrick Mreyen

Hay muchos bares súper cool y la mejor forma de conocerlos es a través de la cerveza local, ya que si algo se produce bien en Nebraska es la cerveza, que cada día está cobrando más popularidad.


El pasaporte que todos deseamos
Para ir ‘beer hunting’ el Omaha Convention & Visitors Bureau nos otorgó un diario llamado Explorer’s Journal, yo lo vi más como un pasaporte a la diversión. Lo puedes solicitar en su página online y con él obtienes 9 cervezas gratis, una en cada cervecería participante. Lo mejor de todo es que ¡es gratuito!

El Explorer's Journal. Foto © Patrick Mreyen

El Explorer’s Journal. Foto © Patrick Mreyen

Fascinados nos fuimos a explorar casi todas las cervecerías –dos estaban cerradas-, por eso no terminamos. En cada lugar sellan tu libro y al final de tu tour de cervezas, obtienes un premio. Si logras recorrer las nueve, tienes que ir al Omaha Visitor Center, mostrar los sellos y obtendrás un vaso de cerveza como recuerdo de tu logro.

La mejor manera de descubrir las cervecerías. Foto © Patrick Mreyen

La mejor manera de descubrir las cervecerías. Foto © Patrick Mreyen

Me gustó este recorrido porque te saca de tu zona de confort como viajero, ya que tienes que recorrer diferentes zonas, bares y lo más importante te motiva a probar diferentes cervezas artesanales.

¿Cuál fue mi favorita? Es difícil elegir una, lo único que te puedo decir es que hay bares y cervezas para todos los gustos.


Y los carnívoros fuimos felices…
Nos encanta la carne y para nuestra suerte esa es una de las especialidades de Nebraska. Cenamos en una restaurante que nos recomendaron bastante, el Brother Sebastian’s Steak House & Winery, muy bonito, temático, como si fuera un monasterio. La cena fue deliciosa, con su carne jugosa, por algo ha sido reconocido entre los mejores de Omaha.

Cenando en el Brother Sebastian's. Foto © Silvia Lucero

Cenando en el Brother Sebastian’s. Foto © Silvia Lucero

Restaurante Brother Sebastian's. Foto © Patrick Mreyen

Restaurante Brother Sebastian’s. Foto © Patrick Mreyen


¿Dónde dormimos?
El hotel Sonesta ES Omaha nos invitó a pasar la noche en una de sus suites. Además llegamos justo a la hora de vinos, que nos cayeron perfectos después de haber pasado algunas horas en carretera.

Este hotel es ideal para estancias largas porque las habitaciones son súper cómodas, muy espaciosas, con cocina privada y con todas las comodidades de un departamento. También tiene áreas comunes como piscina, cancha de tenis y de baloncesto. Y el servicio es excelente. La mejor opción si viajas por varios días o semanas.

Hotel Sonesta ES Omaha. Fotos cortesía del hotel.

Hotel Sonesta ES Omaha. Fotos cortesía del hotel.

Nuestra estancia fue muy placentera en el Hotel Sonesta ES Omaha. Foto © Patrick Mreyen

Nuestra estancia fue muy placentera en el Hotel Sonesta ES Omaha. Foto © Patrick Mreyen

Fue difícil irnos de Omaha, sobre todo porque, como Patrick es de Bélgica, después de la experiencia de las cervezas, fue de sus ciudades favoritas. Cuando le pregunté si le había gustado la ciudad me contestó: “yo podría vivir en Omaha”. Con eso lo digo todo.

Patrick fascinado en Omaha. Foto © Silvia Lucero

Patrick fascinado en Omaha. Foto © Silvia Lucero

¡No te olvides de ‘obtener tu pasaporte’ si viajas a Omaha! Le dará sabor a tu visita.

*Gracias al Omaha Convention & Visitors Bureau por todo su apoyo en este viaje. También queremos agradecer al Hotel Sonesta ES Omaha por apoyarnos durante nuestra estancia en esa ciudad.

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Comments
One Response to “El ‘pasaporte’ que necesitas para viajar a Omaha”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] siempre tuve ganas de conocerlos. Hasta que se me hizo. En un viaje en carretera de Iowa City a Nebraska, aprovechamos y paramos para […]