48 horas en Madrid

Qué difícil recomendar ver Madrid en tan solo 48 horas. Una ciudad tan llena de vida, con calles que invitan a caminarla para ver sus hermosos edificios, donde puedes pasar horas en museos y sobre todo salir de fiesta toda la noche, disfrutando entre tapas y copas.

¿Pero qué es lo que no debes perderte si la visitas por primera vez y tienes poco tiempo para descubrirla? Te invito a recorrerla conmigo con ayuda de esta guía para aprovechar al máximo esas 48 horas en Madrid.

Día 1

Puerta del Sol
Vamos a empezar el recorrido en la Puerta del Sol, una de las plazas más famosas de Madrid y punto neurálgico de la ciudad. Ahí se encuentra el punto cero, ya que de ahí parten las carreteras radiales de España. También puedes ver el símbolo de la ciudad: la estatua de El Oso y el Madroño, así como el famoso reloj que da las doce campanadas en Fin de Año.

Puerta del Sol. Foto © Patrick Mreyen

Puerta del Sol. Foto © Patrick Mreyen

Ahora dirígete rumbo a la Plaza Mayor, pero en el camino hay una parada obligatoria para los amantes de lo dulce, para tomar un chocolate con churros en uno de los lugares más famosos de Madrid, la chocolatería San Ginés.

Chocolate con churros de la chocolatería San Ginés. Foto © Silvia Lucero

Chocolate con churros de la chocolatería San Ginés. Foto © Silvia Lucero

Plaza Mayor
Sigue tu camino hacia la impresionante Plaza Mayor. ¡Wow! seguramente te has quedado con la boca abierta al ver esta enorme plaza cerrada, con sus portales y terrazas. La plaza fue construida en la primera mitad del siglo XVII, mide 120 metros de largo y 80 metros de ancho y en el medio destaca la estatua de Felipe III. Si te apetece, te recomiendo sentarte a beber una cerveza en una de las terrazas, mientras te relajas, admiras los edificios y ves a la gente pasar.

Los bellos edificios que rodean la Plaza Mayor. Foto © Patrick Mreyen

Los bellos edificios que rodean la Plaza Mayor. Foto © Patrick Mreyen

Una de las entradas a la plaza. Foto © Patrick Mreyen

Una de las entradas a la plaza. Foto © Patrick Mreyen

Mercado San Miguel
Es difícil decidir qué salida tomar en la Plaza Mayor, porque cualquiera te lleva a algún lugar precioso. En esta ocasión vamos a salir rumbo al Mercado San Miguel. Hoy en día están de moda los mercados gastronómicos y Madrid, como toda ciudad cosmopolita tiene varios. El edificio es considerado Bien de Interés Cultural y es el único mercado de hierro que ha logrado preservarse hasta ahora.

Mercado San Miguel. Foto © Patrick Mreyen

Mercado San Miguel. Foto © Patrick Mreyen

Ve de puesto en puesto, prueba de todo, desde cava hasta vino dulce y por supuesto es buena oportunidad para probar la gastronomía de diferentes partes de España. Además siempre hay muy buen ambiente.

Disfrutando de todo lo que puedes encontrar en el Mercado San Miguel. Foto © Patrick Mreyen

Disfrutando de todo lo que puedes encontrar en el Mercado San Miguel. Foto © Patrick Mreyen

De la Ópera al Palacio Real
Continúa el recorrido rumbo a la plaza donde se encuentra el hermoso Teatro Real, camina por una de las calles aledañas para llegar al Palacio Real. Ahí también se encuentra la bella Catedral de la Almudena.

Palacio Real. Foto © Patrick Mreyen

Palacio Real. Foto © Patrick Mreyen

Catedral de la Almudena. Foto © Patrick Mreyen

Catedral de la Almudena. Foto © Patrick Mreyen

La Latina
Tras la visita al palacio y a la iglesia, cruza el viaducto de Segovia, baja las escaleras, porque ahora nos dirigimos al barrio de La Latina. Camina por sus calles, esa es una zona muy famosa con muchos restaurantes, cafés y bares. Si tu visita coincide en  domingo o festivo, no te pierdas el Rastro, un mercado enorme donde encontrarás de todo.

De tapas por La Latina. Foto © Patrick Mreyen

De tapas por La Latina. Foto © Patrick Mreyen

Tras pasar la tarde en La Latina, regresa rumbo a la Plaza Mayor, pero antes de entrar en ella, en la calle Cuchilleros 17, entra al restaurante Botín que tiene el certificado de ser el restaurante más antiguo del mundo, prepárate porque es hora de cenar algo delicioso.

Restaurante Botín. Foto © Silvia Lucero

Restaurante Botín. Foto © Silvia Lucero


Día 2

Gran Vía
El segundo día empieza en Callao, paseando por sus calles peatonales llenas de tiendas. Ve rumbo a la Gran Vía, una de las avenidas más bellas de Europa. En esta vía también vas a encontrar muchas tiendas, teatros y edificios con una arquitectura muy elegante.

Edificio Metrópolis, uno de los más emblemáticos de la Gran Vía. Foto © Patrick Mreyen

Edificio Metrópolis, uno de los más emblemáticos de la Gran Vía. Esta calle es hermosa especialmente de noche. Foto © Patrick Mreyen

Plaza de Cibeles
Disfruta la caminata por la Gran Vía hasta llegar a la Calle de Alcalá. Dobla a la izquierda porque ahora vamos a ver la popular Plaza de Cibeles. Admira la fuente y si lo deseas, puedes subir a la terraza del palacio para vistas panorámicas de la zona. No te pierdas cada detalle de sus edificios majestuosos.

La fuente de Cibeles se encuentra en una avenida enorme, de las más importantes de la ciudad. Del lado donde se encuentran los museos se llama Paseo del Prado, después de Alcalá toma el nombre de Recoletos, para luego convertirse en el famoso Paseo de la Castellana (sí, donde se encuentra el Santiago Bernabéu, estadio del Real Madrid).

Plaza de Cibeles. Foto © Silvia Lucero

Plaza de Cibeles. Foto © Silvia Lucero


Puerta de Alcalá y Barrio Salamanca
Muy cerca de Cibeles se encuentra la Puerta de Alcalá,  que fue construida en el siglo XVIII durante las reformas para embellecer la ciudad. Hoy en día en una de las construcciones más representativas de la ciudad.

Puerta de Alcalá. Foto © Patrick Mreyen

Puerta de Alcalá. Foto © Patrick Mreyen

La puerta está situada al lado del Parque El Retiro el cual merece la pena caminarlo completito. Esta zona en la que te encuentras ahora, es el barrio de Salamanca, el más lujoso de Madrid, basta recorrer la calla Serrano para ver todas las tiendas de lujo. También hay muchos restaurantes deliciosos. Te recomiendo comer o cenar en el restaurante La Castela (Calle del Doctor Castelo 22), está un poco escondido pero vale la pena encontrarlo.

¿Y los museos?
Madrid tiene museos maravillosos, pero te puede tomar todo un día visitar solo uno. Si tuvieras que elegir, el Museo del Prado es el más famoso, un clásico, aunque mi favorito es el Museo Reina Sofía, donde puedes ver el Guernica de Picasso.

¿Dónde salir esa noche?
En Madrid las noches son largas y divertidas, no hay que olvidar que es una ciudad mundialmente famosa por su “marcha”. Empieza tus noches en alguna terraza de la Plaza Santa Ana, para después ir a cenar y de bar en bar por las zonas de Las Letras, Chueca y/o Malasaña.

Puede parecer agotador ver tanto en tan poco tiempo, sólo recuerda que Madrid es una ciudad para disfrutarla sin agobiarse, donde tiene más valor el sentarse a beber un café o una copa en alguna de sus plazas, que hacer visitas turísticas. Simplemente vívela, gózala.

Si deseas viajar a Madrid ver el mejor espectáculo de flamenco y vivir experiencias únicas, haz clic aquí.

Foto © Patrick Mreyen

Foto © Patrick Mreyen

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.