¿Cómo es el Parque Nacional Big Bend?

El Desierto Chihuahuense es inmenso, el más grande de Norteamérica, abarca varios estados de México y se extiende hasta el suroeste de Texas, ahí es donde se encuentra el Parque Nacional Big Bend.

Como todo en Texas, es enorme y obviamente las distancias también lo son. A nosotros nos tomó casi siete horas conducir de Austin hasta el parque y hay tramos en el que la carretera se vuelve bastante monótona. Pero valió la pena porque el parque es muy bonito y hay pueblos muy peculiares.

Seguramente te preguntarás “y si conduzco hasta allá ¿qué voy a ver?”

Vas a ver desierto, cactus, montañas y el Río Grande. Hay señales que indican que hay leones de montaña y osos. También hay serpientes, coyotes y otros animales. Nosotros sólo vimos jabalíes, correcaminos y liebres.

Entrando al Big Bend National Park en Texas. Foto © Patrick Mreyen

Entrando al Big Bend National Park en Texas. Foto © Patrick Mreyen

Big Bend National Park, ¿hermoso verdad? Foto © Patrick Mreyen

Big Bend National Park, ¿hermoso verdad? Foto © Patrick Mreyen

Después de haber estado en otros parques del país, no lo hubiera imaginado, pero en el Big Bend habitan 450 especies de aves y tiene 1,200 especies de plantas, algunas especies son únicas en el mundo.

El paisaje es muy bonito con los cactus. Foto © Silvia Lucero

El paisaje es muy bonito con los cactus. Foto © Silvia Lucero

Foto © Patrick Mreyen

Foto © Patrick Mreyen

Recorrimos en 4 horas sólo una parte del parque. Pero en realidad te puedes quedar días ahí porque puedes hacer muchas actividades como senderismo, montar a caballo, navegar parte del río en kayak (tal vez sea una mejor opción para ver sus cañones), entre otras.

La Ventana y los montes Chisos. Foto © Silvia Lucero

La Ventana y los montes Chisos. Foto © Silvia Lucero

Lo mejor es que nos tocó solo el parque, así que podíamos detenernos sin prisa en la carretera a tomar fotografías. Foto © Silvia Lucero

Lo mejor es que nos tocó solo el parque, así que podíamos detenernos sin prisa en la carretera a tomar fotografías. Foto © Silvia Lucero

Ya era tarde y el cañón lo vimos sólo de lejos. Foto © Silvia Lucero

Ya era tarde y el cañón lo vimos sólo de lejos. Foto © Silvia Lucero

Como siempre, al llegar al parque, te recomiendo ir primero al centro de visitantes para obtener información y que te aconsejen cuál es el recorrido más recomendable según el tiempo que dispongas.

Río Grande. Foto © Patrick Mreyen

Río Grande. Foto © Patrick Mreyen

El hospedaje

Tienes varias opciones, si buscas un poco más de lujo está el Lajitas Golf Resort, que tiene piscina, spa, campo de golf, ‘shooting activities’ (por supuesto, welcome to Texas) y hasta servicio de charter. Los precios pueden rondar entre 300 hasta 800 dólares.

También tienes otras opciones muy diferentes como quedarte en un típico tepee en el pueblo fantasma de Terlingua. Pero en general, en toda la zona hay moteles, hoteles, casas de renta, campamentos RV y trailers estilo retro.

Terlingua, el pueblo fantasma. Foto © Silvia Lucero

Terlingua, el pueblo fantasma. Foto © Silvia Lucero

Tepee en Terlingua. Foto © Silvia Lucero

Tepee en Terlingua. Foto © Silvia Lucero

Terlingua. Foto © Silvia Lucero

Los que iban a Miami y terminaron en Terlingua. Foto © Silvia Lucero

Por su puesto Patrick hasta en el desierto encontró una fábrica de cervecería. Foto © Silvia Lucero

Por su puesto Patrick hasta en el desierto encontró una fábrica de cervecería. Foto © Silvia Lucero

¿Qué más hay por ahí?

Si ya vas a hacer un viaje hasta el parque, seguramente consideres ver otros lugares como Alpine o el famoso pueblo artístico de Marfa, conocido por sus galerías e instalaciones.

Mural en Alpine. Foto © Silvia Lucero

Mural en Alpine. Foto © Silvia Lucero

Lo más hermoso de este viaje, es que al estar en el desierto, en el medio de la nada, podrás apreciar los atardeceres más hermosos y en la noche ver las estrellas como nunca imaginaste.

Más información:
Página oficial del Big Bend National Park
Marfa, un oasis de arte en medio del desierto

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.