¿Cómo no enamorarse de Leuven?

La mayor ventaja de estar casada con un belga es que, cada vez que vamos a visitar a la familia, es una oportunidad para conocer un nuevo rincón de ese país pequeñito pero a la vez fascinante. Y en nuestro último viaje le tocó el turno a Leuven (Lovaina en español).

Leuven es verdaderamente impresionante y si crees que nunca habías escuchado de ella, seguramente sí has bebido -y más de una vez- su cerveza más famosa: la Stella Artois. ¡Ahhh! ahora ya sabes de qué ciudad hablo.

Haciendo una pausa de cervezas, chocolates y carbonade flamande, deja te doy una probadita de esta ciudad para que veas qué la hace tan maravillosa.

Arquitectura flamenca

Una de las cosas más impresionantes de esta ciudad flamenca, es su arquitectura y el ejemplo perfecto es el edificio del Ayuntamiento, un icono de la ciudad.

Ayuntamiento de Leuven. Foto © Patrick Mreyen

Ayuntamiento de Leuven. Foto © Patrick Mreyen

El Ayuntamiento está ubicado en la Grote Markt o Plaza Mayor, al lado de la Catedral de San Pedro. Construido en el siglo XV, sobresale por su estilo gótico flamenco, con sus torres y su rica decoración con 236 (220 hombres y 16 mujeres) estatuas que representan personajes ilustres de la ciudad, santos, personajes bíblicos, condes y duques de Brabante.

Detalles del edificio del Ayuntamiento de Leuven. Foto © Patrick Mreyen

Detalles del edificio del Ayuntamiento de Leuven. Foto © Patrick Mreyen

 

Plazas de cuento

Si algo me fascina de las ciudades europeas, es que todas –y me atrevo a generalizar- tienen esas plazas preciosas llenas de bares y restaurantes. Como puedes imaginarte Leuven no es la excepción. Aquí alcanzamos a ver sus tres plazas principales:

1. Grote Markt
La Plaza Mayor de la ciudad. Una plaza del siglo XIV rodeada de edificios súper pintorescos con ese estilo único flamenco.

Construcciones típicas flamencas. Foto © Patrick Mreyen

Construcciones típicas flamencas. Foto © Patrick Mreyen

Grote Markt. Foto © Silvia Lucero

Grote Markt. Foto © Silvia Lucero


2. Oude Markt
La plaza antigua, se encuentra a la vuelta de Grote Markt; le llaman ‘el bar más largo del mundo’ por la concentración de bares, cafés y restaurantes y porque es el lugar favorito de los estudiantes para salir de copas.

Oude Markt. Foto © Patrick Mreyen

Oude Markt. Foto © Patrick Mreyen


3. Plaza Ladeuzeplein
Frente a la biblioteca universitaria se encuentra la plaza más grande de Leuven, pero contrario a otras plazas, en medio no se levanta la estatua de algún héroe de guerra, sino un monumento muy peculiar, un bicho gigante atravesado por una aguja. El Totem fue un regalo de la universidad a la ciudad en su aniversario número 575.

Plaza Ladeuzeplein y su Totem. Foto © Silvia Lucero

Plaza Ladeuzeplein y su Totem. Foto © Silvia Lucero

 

Beaterio patrimonio de la UNESCO

El Groot Begijnhof, es un beaterio histórico del siglo XIII, que se conserva en muy buen estado. Puedes pasear tranquilamente por sus calles empedradas y ver los edificios de ladrillo que en su momento hospedaron a 360 beatas y en el que hoy viven académicos.

Calles del Groot Begijnhof. Foto © Silvia Lucero

Calles del Groot Begijnhof. Foto © Silvia Lucero

Groot Begijnhof. Foto © Silvia Lucero

Groot Begijnhof. Foto © Silvia Lucero

 

Universidad Católica de Leuven

Leuven es conocida como una ciudad universitaria. La más famosa, la Katholieke Universiteit Leuven (1425) es de las más antiguas del mundo y tiene 56,000 estudiantes, así que ya te imaginarás la vida que inyecta a la ciudad.

Como dato curioso, ocupa el número 74 del ranking de mejores universidades en el mundo y estudiar por ejemplo una carrera costosa como Medicina ahí cuesta unos 800 euros anuales.

Volviendo a lo turístico, un punto imperdible es la Librería de la Universidad. Un edificio precioso que originalmente fue construido en el siglo XVII, pero fue destruido por el ejército alemán en la Primera Guerra Mundial… y en la Segunda Guerra Mundial.

Librería de la Universidad. Foto © Patrick Mreyen

Librería de la Universidad. Foto © Patrick Mreyen

 

Paraíso cervecero

No hay que olvidar que Bélgica es un país pionero que produce más de mil tipos de cerveza. Leuven es sede de la cervecería más grande del mundo AB InBev y ahí puedes visitar la fábrica de Stella Artois. Pero recuerda lo que te dije anteriormente, que el Oude Markt es el ‘bar más largo del mundo’ y seguro es más conveniente ir a algunos de sus 40 bares a probar otras cervezas belgas menos comerciales.

Fábrica de Stella Artois. Foto © Silvia Lucero

Fábrica de Stella Artois. Foto © Silvia Lucero

La gastronomía también es suculenta, un buen lugar para comer el típico carbonade flamante, estofado con carne, especias, cerveza y vino.

Carbonade Flamande de Brasserie De Wiering. Foto © Silvia Lucero

Carbonade Flamande de Brasserie De Wiering. Foto © Silvia Lucero

La próxima vez que viajes a Bélgica, no te limites a Brujas o Bruselas, porque así como hoy te hablé de Leuven, hay muchos lugares mágicos que te van a sorprender.

¿Quieres saber más de Bélgica?

Lo que aprendí al estar casada con un belga
7 delicias de Bélgica
Castillo de Reinhardstein, una joya escondida de Bélgica
Weywertz, un lugar pintoresco para hacer esquí de fondo

¿Quieres viajar a Bélgica? Haz clic aquí

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.