Glasgow, demasiado cool

Si hablamos de Escocia, Edimburgo es posiblemente la ciudad más hermosa del país -me atrevería a decir que de Europa-, pero lo que no se puede negar es que Glasgow es más cool.

De Glasgow había oído que era una ciudad industrial que hace algunos años no era tan bella como lo es ahora. Pero en mi caso ya llevaba algunos puntos a favor, porque es la ciudad de uno de mis amigos más cercanos, quien siempre me habla maravillas de su país y cuya familia me enseñó a bailar el Ceilidh en su boda (aunque lo hice pésimo, pero esa es otra historia).

Así que con sólo 36 horas, logramos llevarnos una bella imagen de la ciudad, gracias a lo que alcanzamos a visitar, que fueron los siguientes lugares ¡toma nota!

Merchant City

Esta zona es preciosa, tiene edificios espléndidos y lugares súper chic. En esta zona encuentras la Gallery of Modern Art, el Museo de la Policía de Glasgow, Merchant Square (que es una zona comercial muy bonita que alberga restaurantes y bares), entre otras joyas arquitectónicas y lugares interesantes.

Gallery of Modern Art en Glasgow. Foto © Patrick Mreyen

Gallery of Modern Art en Glasgow. Foto © Patrick Mreyen

El interior del Merchant Square en Merchant City. Foto © Patrick Mreyen

El interior del Merchant Square en Merchant City. Foto © Patrick Mreyen

Arquitectura de Merchant City. Foto © Patrick Mreyen

Arquitectura de Merchant City. Foto © Patrick Mreyen

Pero yo creo que el lugar que más me impresionó de Merchant City fue The Corinthian Club, un edificio muy elegante, construido para ser un banco en la época Victoriana. Hoy en día es un restaurante, bar y salón majestuoso, todo blanco con candelabros y una enorme cúpula que permite el ingreso de luz natural. Un lugar al que tienes que ir aunque sea para beber un Kir Royale.

The Corinthian Club en Glasgow. Foto © Silvia Lucero

The Corinthian Club en Glasgow. Foto © Silvia Lucero

En The Corinthian Club. Foto © Patrick Mreyen

En el bar de The Corinthian Club. Foto © Patrick Mreyen

La cúpula impresionante. Foto © Patrick Mreyen

La cúpula impresionante. Foto © Patrick Mreyen

 

Plazas y arquitectura

Como casi todas las ciudades europeas, tiene plazas muy bonitas rodeadas de edificios históricos. Como la de George Square, que es la plaza principal de la ciudad y ahí se concentran los edificios más importantes de gobierno, como su Ayuntamiento.

George Square. Patrick Mreyen

George Square. Patrick Mreyen

Buchanan Street

Muy cerca de Merchant City se encuentra una de las calles peatonales más famosas de la ciudad, a donde se va de compras. En ella se alinean las tiendas más famosas. Al final de la calle puedes ver The Glasgow Royal Concert Hall.

El edificio de en Buchanan St. Foto © Patrick Mreyen

El edificio del Glasgow Royal Concert Hall en Buchanan St. Foto © Patrick Mreyen

 

Ashton Lane

Una pequeña calle empedrada en West End, muy popular por sus restaurantes y bares. Esta fue una de mis calles preferidas, me pareció muy pintoresca con sus casitas, unas blancas, otras de ladrillo y cubierta de luces como si fueran estrellas. Ahí encuentras lugares muy acogedores para cenar como el Ubiquitus Chip o Brel (un restaurante belga).

Ashton Lane de noche. Foto © Patrick Mreyen

Ashton Lane de noche. Foto © Patrick Mreyen

 

Zona universitaria

Tanto la Universidad de Glasgow, como el Kelvingrove Art Gallery and Museum los vimos de noche. Pero si viajas a esta ciudad, el museo amerita una visita, ya que el edificio es majestuoso y es uno de los museos más importantes del Reino Unido.

El Museo Kelvingrove de noche y la universidad al fondo. Foto © Patrick Mreyen

El Museo Kelvingrove de noche y la universidad al fondo. Foto © Patrick Mreyen

 

La Necrópolis

No sé porqué pero siempre me llama la atención ver los cementerios de las ciudades, sobre todo en otros países, aunque en Glasgow la Necrópolis es uno de los puntos más famosos de la ciudad. Este cementerio jardín, fue construido en lo que era el Fir Park, siguiendo el modelo del cementerio de Père Lachaise en París.

La Necrópolis de Glasgow. Foto © Silvia Lucero

La Necrópolis de Glasgow. Foto © Silvia Lucero

 

Catedral de Glasgow

Muy cerca de la Necrópolis, encuentras otro edificio maravilloso, el de la Catedral de San Mungo (o High Kirk), construida en el siglo XII, la única catedral de estilo medieval en el país que sobrevivió a la reforma protestante. Es considerada una de las joyas de Escocia.

Catedral de Glasgow. Foto © Patrick Mreyen

Catedral de Glasgow. Foto © Patrick Mreyen

 

Edificios futuristas

Hay una zona de Glasgow que parecen esos edificios del futuro de los dibujos animados. Los más impresionantes son los siguientes cuatro edificios:

SSE Hydro

Un pabellón que se utiliza para eventos de diferente índole. Diseñado por Foster + Partners (exacto, ¡la empresa de Norman Foster!), es bastante nuevo ya que apenas abrió sus puertas en el 2013, pero ya se ha logrado consolidar como uno de los principales pabellones del mundo.

SSE Hydro. Foto © Patrick Mreyen

SSE Hydro. Foto © Patrick Mreyen


Auditorio Clyde

Enfrente del pabellón Hydro se encuentra el Auditorio Clyde, que es parte del Scottish Exhibition and Conference Center, un edificio que de lejos parece un armadillo, ese es su apodo, pero tampoco puede evitar ser comparado al de la Ópera de Sydney. Otra creación de los arquitectos de Foster + Partners.

Auditorio Clyde. Foto © Silvia Lucero

Auditorio Clyde. Foto © Silvia Lucero

Pacific Quay

Cruzando el río Clyde por el Puente Millennium, llegas al edificio de la sede de BBC Escocia, el cual puedes visitar tomando el tour por las instalaciones.

Sede de la BBC Scotland. Foto © Silvia Lucero

Sede de la BBC Scotland. Foto © Silvia Lucero

Frente a la BBC, está el Glasgow Science Centre, también hermoso y futurista. Cuenta con exhibiciones de ciencia, un planetario, una sala IMAX con la pantalla más grande de Escocia y un teatro. El edificio fue diseñado por Building Design Partnership.

Glasgow Science Center. Foto © Patrick Mreyen

Glasgow Science Center. Foto © Silvia Lucero

Me hubiera gustado tener más tiempo en Glasgow, pero era imposible porque sólo teníamos cinco días para recorrer el país en carretera y tuvimos que ser muy selectivos con los lugares y los tiempos, pero casi dos días fueron más que suficientes para que la ciudad me conquistara.

Glasgow. Foto © Patrick Mreyen

Glasgow. Foto © Patrick Mreyen

 

Más artículos sobre Escocia:

Edimburgo ¿la ciudad más bella de Europa?
La Capilla Rosslyn: una mezcla de misterio y encanto

 

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.