10 maneras de disfrutar Sevilla

España es un país muy diverso, lleno de lugares maravillosos, cada uno con su propio encanto. Pero soy de las que piensa que una visita no está completa si no se pasa por Sevilla, una ciudad para disfrutar en todos los sentidos.

Cómo disfrutarla en 10 pasos

1. Recorrer el país en la Plaza de España

Me atrevería a decir que es una de las plazas más hermosas de Europa. Localizada en el famoso Parque de María Luisa, en esta plaza están representadas todas las provincias de España. Está decorada con elementos típicos de Andalucía y es enorme, con una extensión de unos 50,000 metros cuadrados.

En la banca de Málaga. Foto © Silvia Lucero

En la banca de Málaga. Foto © Silvia Lucero

La impresionante Plaza de España. Foto © Patrick Mreyen

La impresionante Plaza de España. Foto © Patrick Mreyen


2. Viajar en el tiempo por el Real Alcázar

Un palacio fortificado con una arquitectura mudéjar espectacular. Aunque tiene edificaciones de distintas épocas que añadieron otros estilos como el renacentista y el gótico. Caminar por sus jardines, patios, salas y apartamentos reales te hará viajar en el tiempo. Para los fanáticos de Game of Thrones que visiten el Alcázar tal vez les parezca familiar, eso se debe a que ahí se crearon los Jardines de Agua de Dorne. Un lugar que no debes perderte en Sevilla.

El Real Alcázar de Sevilla. Foto © Patrick Mreyen

El Real Alcázar de Sevilla. Foto © Patrick Mreyen

Jardines del Alcázar. Foto © Silvia Lucero

Jardines del Alcázar. Foto © Silvia Lucero


3. Visitar la Catedral

Es la catedral católica más grande del mundo y es preciosa llena de obras de arte. Ahí se encuentran los restos de Cristóbal Colón, dicen que el descubridor rezaba en la Capilla de la Antigua antes de partir a sus viajes.

Catedral de Sevilla. Foto © Patrick Mreyen

Catedral de Sevilla. Foto © Patrick Mreyen

Mausoleo de Colón. Foto © Patrick Mreyen

Mausoleo de Colón. Foto © Patrick Mreyen


4. Subir a la Giralda

La Giralda es un ícono de la ciudad, es la torre de la catedral, pero su estructura fue construida igual a la del alminar de la mezquita Koutoubia de Marrakech durante la ocupación árabe, cuando en vez de catedral había una mezquita en el siglo XII. Tiempo después de la reconquista, se añadió el campanario (en el siglo XVI) a donde puedes subir para obtener vistas panorámicas de la ciudad.

La Giralda. Foto © Patrick Mreyen

La Giralda. Foto © Patrick Mreyen


5. Perderse en las calles del Barrio Santa Cruz

El barrio más famoso donde se encontraba la antigua judería de Sevilla. Lo caracterizan sus estrechas calles empedradas, con sus hermosas casas antiguas, los patios llenos de flores y plazas encantadoras rodeadas de árboles, como la Plaza de Doña Elvira, una de las más pintorescas.

Patio en el barrio de Santa Cruz. Foto © Patrick Mreyen

Patio en el barrio de Santa Cruz. Foto © Patrick Mreyen

Plaza de Doña Elvira en el barrio Santa Cruz. Foto © Patrick Mreyen

Plaza de Doña Elvira en el barrio Santa Cruz. Foto © Patrick Mreyen


6. Sentarse en alguna terraza de Triana

Si vas del casco histórico hay que cruzar el Guadalquivir por uno de los puentes hacia Triana como el Puente de Isabel II, llamado popularmente Puente de Triana. Este barrio es famoso porque de ahí han salido personalidades como toreros y artistas de flamenco. Sentarte a disfrutar de un rico gazpacho en una de las terrazas frente al río es una experiencia bastante agradable.

Barrio de Triana y el Puente Isabel II. Foto © Patrick Mreyen

Barrio de Triana y el Puente Isabel II. Foto © Patrick Mreyen

Calle típica del barrio de Triana. Foto © Silvia Lucero

Calle típica del barrio de Triana. Foto © Silvia Lucero

Barrio de Triana, hogar de famosos toreros y artistas. Foto © Patrick Mreyen

Barrio de Triana, hogar de famosos toreros y artistas. Foto © Patrick Mreyen

 

7. Ir de tapas y cañas

En Sevilla se come de maravilla y hay tantos lugares para disfrutar la gastronomía que lo más recomendable es ir de tapas por diferentes lugares, para que puedas disfrutar el ambiente y saborear las distintas especialidades. También tienes que ir de copas porque la ciudad está llena de bares muy lindos.

Entre mis favoritos está el Eslava para probar su tapa estrella: el huevo sobre bizcocho de boletus y vino caramelizado. La Vinería San Telmo donde me encantó el crujiente de rabo de toro y el lomo de ternera.

Tapa de huevo sobre bizcocho de boletus. Foto © Silvia Lucero

Tapa de huevo sobre bizcocho de boletus. Foto © Silvia Lucero

Crujiente de rabo de toro en la Vinería San Telmo. Foto © Silvia Lucero

Crujiente de rabo de toro en la Vinería San Telmo. Foto © Silvia Lucero

Pero para mí una visita no está completa sin ir a la Taberna Los Coloniales, donde me encanta la Tabla Ibérica con jamón ibérico, salmorejo y huevos de codorniz. Así como la clásica Bodega Santa Cruz (“Las Columnas”) que es otro bar imperdible, especialmente para tomar algunas cañitas con un montadito de pringá.

Tabla Ibérica con jamón ibérico, salmorejo y huevos de codorniz de la Taberna Los Coloniales. Foto © Silvia Lucero

Tabla Ibérica con jamón ibérico, salmorejo y huevos de codorniz de la Taberna Los Coloniales. Foto © Silvia Lucero

Bodega Santa Cruz - Las Columnas. Foto © Patrick Mreyen

Bodega Santa Cruz – Las Columnas. Foto © Patrick Mreyen


8. Admirar Sevilla desde unas setas

Tienes que subir a la estructura gigantesca Metropol Parasol conocidas como las Setas de Sevilla. Además de ser impresionante, pues es la estructura de madera más grande del mundo, puedes subir y caminar por su mirador para ver la ciudad. Abajo se encuentra también la Plaza Mayor, el museo Antiquarium y el Mercado de la Encarnación.

Metropol Parasol. Foto © Patrick Mreyen

Metropol Parasol. Foto © Patrick Mreyen

Sevilla desde las setas. Foto © Patrick Mreyen

Sevilla desde las setas. Foto © Patrick Mreyen


9. Vivir la pasión del flamenco

Una de las maneras más apasionantes de disfrutar la ciudad es a través de su música y resulta difícil no pensar en el flamenco cuando se está en Sevilla. Entre los tablaos más famosos de la ciudad se encuentran El Arenal y Los Gallos. También puedes hallar otros más “relajados” como La Carbonería, que es también muy famoso para ir a tomar algunas copas y ver show de flamenco…¡gratuito!

La Carbonería que tiene show de flamenco gratuito. Foto © Silvia Lucero

La Carbonería que tiene show de flamenco gratuito. Foto © Silvia Lucero

Tablao en La Carbonería. Foto © Patrick Mreyen

Tablao en La Carbonería. Foto © Patrick Mreyen


10. Visitar a la Virgen de la Macarena

Independientemente de la religión o de si eres creyente o no, hay que visitar la Basílica de la Macarena porque es extraordinaria. Además Sevilla es una ciudad tradicional, con celebraciones religiosas muy importantes, visitar sus iglesias te da un panorama de la importancia de la religión en su historia.

Basílica de la Virgen de la Macarena. Foto © Silvia Lucero

Basílica de la Virgen de la Macarena. Foto © Silvia Lucero

Podría seguir con una larga lista. Una visita a Sevilla puede ser para tener una experiencia gastronómica, religiosa, histórica, de feria o hasta de flamenco, hay tantas cosas que puedes hacer, que si tienes la oportunidad de viajar a la capital andaluza no dejes de hacerlo, porque es una de esas ciudades que tienes que ver una vez en la vida.

Si necesitas servicio de diseño de itinerario u organización de viaje a Sevilla, no dudes en contactarme. Escríbeme a silvia.lucero@latrotamundos.com/silvia.lucero@tripdreaming.com.

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.