De Bélgica a Alemania en bicicleta por el RAVeL

El RAVeL es un camino increíble en Bélgica, recorre 1,200 kilómetros del país y parte de Alemania. Nuestro divertido recorrido fue de 54 kilómetros desde Bélgica hasta Alemania, a través de este camino hecho en su totalidad para ir en bicicleta, a pie, a caballo y en patines; todo en el medio de la naturaleza.

La ruta que hicimos fue Weywertz (Bélgica)-Monschau (Alemania)-Bütgenbach (Bélgica). Era la primera vez que hacía un trayecto tan largo, la ventaja es que es bastante plano y hay estaciones donde puedes parar. También puedes bajar a los pueblos a beber algo.

El camino es fácil y seguro y pasas por paisajes bellísimos. Foto © Patrick Mreyen

El camino del RAVeL es fácil y seguro y pasas por paisajes bellísimos. Foto © Patrick Mreyen

Pero el camino es hermoso, para empezar nos tocó un día soleado súper lindo. Vas en medio de la naturaleza, pasando por bosque, campo, granjas y pueblitos. Pero Monschau es un lugar mágico, como de cuento de hadas, valió la pena el esfuerzo y el cansancio.

Fue un día soleado, pero con una temperatura muy agradable. Foto © Patrick Mreyen

Fue un día soleado, pero con una temperatura muy agradable. Foto © Patrick Mreyen

Hay muchos lugares para hacer camping. Foto © Patrick Mreyen

Hay muchos lugares para hacer camping. Foto © Patrick Mreyen

Monschau está en la región de Eifel, es un pueblito que ha logrado preservarse auténtico desde hace siglos. Con sus callecitas empedradas, sus puentes y su plaza principal, que fue donde comimos en una de las terrazas.

Está enclavado en el valle del río Rur. Foto © Silvia Lucero

Está enclavado en el valle del río Rur. Foto © Silvia Lucero

La famosa Casa Roja. Foto © Patrick Mreyen

El Museo Casa Roja. Foto © Patrick Mreyen

El equipo de ciclistas ;-). Foto © Silvia Lucero

El equipo de ciclistas ;-). Foto © Silvia Lucero

El pueblo está en medio de un parque nacional, rodeado de naturaleza y en la cima lo corona un castillo. Para ver Monschau hay que descender y recorrerlo a pie. Entre los productos más famosos locales se encuentra el vidrio, las galletas Printen –típicas de Aachen- y la mostaza, que pudimos probar a la hora de comer.

La plaza llena de vida con sus terrazas, rodeada de edificios hermosos. Foto © Silvia Lucero

La plaza llena de vida con sus terrazas, rodeada de edificios hermosos. Foto © Silvia Lucero

Probando la famosa mostaza de Monschau. Foto © Silvia Lucero

Probando la famosa mostaza de Monschau. Foto © Silvia Lucero

Una cerveza alemana bien merecida, después de los primeros 24 kilómetros de camino. Foto © Silvia Lucero

Una cerveza alemana bien merecida, después de los primeros 24 kilómetros de camino. Foto © Silvia Lucero

Como se recorre rápido, ya que es una ciudad pequeñita, nos quedamos solo medio día, pero me quedé con ganas de regresar, sobre todo a su mercado navideño en diciembre, dicen que es precioso.

Me encantaron las callecitas de Monschau. Foto © Silvia Lucero

Me encantaron las callecitas de Monschau. Foto © Silvia Lucero

De regreso paramos a beber algo en un pueblito llamado Küchelscheid y ahí ya vimos que había más gente disfrutando del RAVeL y haciendo una actividad que me pareció muy divertida, que es la renta de “bicicletas” que van sobre la antigua vía del tren.

Lo bueno del RAVeL es que puedes ir parando a beber algo en los pueblitos que pasas. Foto © Silvia Lucero

Lo bueno del RAVeL es que puedes ir parando a beber algo en los pueblitos que pasas. Foto © Silvia Lucero

En una especie de bici que va sobre rieles. Foto © Patrick Mreyen

En una especie de bici que va sobre rieles. Foto © Patrick Mreyen

Al final ya iba cansadísima, pero cuando llegamos a Bütgenbach y vi que si seguíamos un poco más, el RAVeL pasa arriba del puente que me encanta, hice un esfuerzo extra por atravesarlo y de una vez ver el lago.

Pasando por arriba del puente de Bütgenbach. Foto © Patrick Mreyen

Pasando por arriba del puente de Bütgenbach. Foto © Patrick Mreyen

En mi caso fue un destino fácil de elegir porque queda muy cerca de la frontera con Bélgica, especialmente de la región donde vive la familia de Patrick. Pero si te gustaría conocer Monschau, hay ciudades que no quedan tan lejos en auto, como Colonia, Bonn, Düsseldorf, Aachen, Liege (Bélgica), entre otras.

Hermoso day trip. Foto © Stephanie Mreyen

Hermoso day trip a Monschau. Foto © Stephanie Mreyen

Me encanto este ‘day trip’ que hicimos en familia, con mi suegra y mi prima política, fue una forma muy bonita de convivir y descubrir nuevos rincones.

Nunca pienses que no puedes hacerlo, viajando uno descubre de lo que es capaz de hacer. Foto © Patrick Mreyen

Fue un largo viaje en bici, pero no imposible de hacer. Definitivamente viajando uno descubre de lo que es capaz de hacer. Foto © Patrick Mreyen

Otros artículos de interés:
El aventurero que recorre el mundo en bicicleta

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.