Qué hacer en Napa Valley

Bueno la respuesta sobre qué hacer en Napa es evidente ¡beber vino…mucho vino! Pero como este suele ser un viaje de un día, que por lo general se hace cuando estás de vacaciones por San Francisco, es mejor si seleccionas antes las bodegas que quieres visitar, sobre todo porque en muchas necesitas hacer reservación. ¿Cómo seleccionarlas?

Condado de Napa
Muchas bodegas verás que están situadas en St. Helena, Calistoga o Yountville, no te preocupes, todo es parte del condado de Napa. Pero sí es bueno saber en que zona quedan para que a la hora de hacer las reservaciones, sepas bien las distancias (sobre todo si contratas servicio de transporte porque cobran por hora).

¿Cómo elegir a qué bodegas ir?
Hay unas 400 bodegas nada más en Napa, así que más vale hacer la tarea e investigar cuáles te gustaría visitar.

También tienes que elegir si tomar tour o hacer solo degustación. Si ya has visitado otras bodegas y has visto cómo es el proceso de elaboración del vino, entonces te recomendaría hacer sólo la degustación, para que alcances a visitar más lugares y pagues menos.

Te puedo recomendar las que visité en mis dos viajes a Napa, que van desde muy turísticas hasta lo que le llaman ‘boutique’. Los precios de referencia son sólo por hacer la degustación, obviamente incrementan si tomas el tour completo en cada bodega.

Domaine Carneros
Esta es la bodega ideal para empezar tu recorrido, fue de mis favoritas. Es de las primeras que encuentras cuando vas de San Francisco a Napa y se especializa en espumosos. Así que si empiezas temprano, qué mejor que empezar el día con algunas burbujillas, en un palacio con vistas hacia los viñedos.

Precio: entre 30-40 dólares. Obviamente depende de lo que desees probar y si incluyes alimentos. Nosotros hicimos el “Sparkling wine sampler” que era una degustación de 4 espumosos y pagamos 30 dólares por persona.

¿Necesitas reservación?: Sí.

Domaine Carneros. Foto © Silvia Lucero

Domaine Carneros. Foto © Silvia Lucero

La degustación en Domaine Carneros fue deliciosa y el lugar es precioso. Foto © Silvia Lucero

La degustación en Domaine Carneros fue deliciosa y el lugar es precioso. Foto © Silvia Lucero


Mumm Napa
Siguiendo con los espumosos, en Mumm también puedes hacer una refrescante degustación en la terraza. No tomamos la visita guiada, sólo nos sentamos a beber tranquilamente y disfrutar la vista de los viñedos de Rutherford y del clima californiano.

Precio: entre 20-28 dólares. Nosotros degustamos tres vinos.

¿Necesitas reservación?: No, si son menos de 6 personas.

Viñedos de Mumm. Foto © Patrick Mreyen

Viñedos de Mumm. Foto © Patrick Mreyen

 

Opus One
De las más visitadas en la región. No sé si eran las expectativas por ver la bodega o qué pasó, pero fue la que menos me gustó. Es cara porque ahí la degustación incluye solamente un vino por 45 dólares y tampoco es que me haya parecido el mejor vino. Me parece una exageración porque he estado en otras bodegas espectaculares que producen vinos deliciosos en diferentes lugares del mundo y en ninguna te dan un solo vino por ese precio.

Precio: 45 dólares por degustación de un vino. Si quieres degustar dos, entonces hay que tomar un tour y pagar 125 dólares.

¿Necesitas reservación?: Sí.

Opus One. Foto © Patrick Mreyen

Opus One. Foto © Patrick Mreyen

Opus One fue la bodega donde más pagamos, donde menos nos sirvieron y de pilón las mesas estaban llenas de vasos sucios. Foto © Patrick Mreyen

Opus One fue la bodega donde más pagamos, donde menos nos sirvieron y de pilón las mesas estaban llenas de vasos sucios. Foto © Patrick Mreyen


Sterling Vineyards
Esta bodega me gustó mucho por las vistas espectaculares que tiene, ya que está situada en una colina. De hecho tienen una góndola que puedes tomar para llegar a los viñedos y ver todo el valle. Me gustó también porque nos recibieron con una copa de vino de cortesía, que puedes beber mientras ves la bodega y su galería de arte.

Precio: 29 dólares que incluye el teleférico, visita independiente por una parte de la bodega y la degustación de tres vinos.

¿Necesitas reservación?: No.

Las vistas en Sterling eran preciosas. Foto © Patrick Mreyen

Las vistas en Sterling eran preciosas. Foto © Patrick Mreyen


Castello di Amorosa
Una bodega muy bonita porque es un castillo estilo toscano, pero también es de las más turísticas. Yo recomendaría sólo ir a ver el castillo y eso si tienes tiempo, porque está ubicado en Calistoga, mejor dejaría espacio para la degustación en otra bodega.

Precio: Los precios varían, el más bajo es de 25 dólares por degustación de 5 vinos premium. Y 35 dólares por degustación de 6 vinos, que incluyen reservas.

¿Necesitas reservación?: No.

Castello di Amorosa, muy bonito, pero demasiado turístico. Foto © Patrick Mreyen

Castello di Amorosa, muy bonito, pero demasiado turístico. Foto © Patrick Mreyen


Turnbull Wine Cellars
Esta fue la bodega que más me gustó. Fue recomendación de una amiga que vive en California y no me la pudo describir mejor: “small chic”. Están ubicados en Oakville y como es más pequeña, pueden darte un servicio más personalizado.

El día que fuimos tenía una exhibición fotográfica muy bonita. Elegimos sentarnos en el patio para hacer la degustación. Me gustaron mucho sus vinos, incluyendo uno que nos dieron a probar de cortesía, que obtuvo los 100 puntos Parker.

Precio: 30 dólares por degustación de 4 a 5 vinos.

¿Necesitas reservación? No

Turnbull Wine Cellars, mi favorito. Foto © Silvia Lucero

Turnbull Wine Cellars, mi favorito. Foto © Silvia Lucero


¿Dónde comer?
En mi último viaje comimos en Lucy, un restaurante muy bonito, que recomendaban en muchas publicaciones por su cocina californiana, por el uso de ingredientes frescos de su propio jardín, así como de productos de granjas de la región. Y efectivamente comimos delicioso.

El restaurante Lucy fue muy buena opción para la comida. Foto © Silvia Lucero

El restaurante Lucy fue muy buena opción para la comida. Foto © Silvia Lucero


¿Rentar auto o servicio de transporte privado?
La primera vez que fui a Napa, Patrick y yo rentamos coche y obviamente tuvimos más libertad. Por ejemplo empezamos el día viendo los árboles gigantes en el Muir Woods National Monument, un bosque precioso donde se encuentran los famosos árboles de “Palo Colorado”. A nuestro regreso nos paramos a conocer Sausalito y a cenar ahí. Todo el viaje en carretera fue muy agradable.

Bosque Muir, donde encuentras árboles de hasta 150 metros de altura. Foto © Patrick Mreyen

Bosque Muir, donde encuentras árboles de hasta 150 metros de altura. Foto © Patrick Mreyen

Sausalito es precioso. Foto © Patrick Mreyen

Sausalito es precioso. Foto © Patrick Mreyen

La segunda vez que fui a Napa Valley, fue con un grupo de amigas y como era nuestro viaje de cumpleaños porque celebrábamos un número muy importante, decidimos rentar transporte privado para que nos llevara a las bodegas. La experiencia de la limo no me gustó, pero fue porque la compañía nos dio un servicio pésimo y además porque soy de las que sea marea por todo en carretera, así que me la pasé mareada (y no por los vinos ;-)).

Con mis amigas festejando en Napa. Foto © Silvia Lucero

Con mis amigas festejando en Napa. Foto © Silvia Lucero

¿Qué es mejor? La primera opción no es la más responsable si vas a beber, pero es con la que tienes más libertad y es menos costosa. La segunda, la de contratar un servicio privado de transporte, es más segura porque no tienes la preocupación de que tienes que conducir y nadie se tiene que sacrificar. Pero cobran por hora, así que entre más actividades incluyas, son más horas y obviamente es más caro.

A Napa puedes ir con pareja porque es muy romántico o –mejor aún- con amigos. En mi caso, me pareció la escapada perfecta para ir a beber vino, comer bien, relajarse (y echar relajo) y sobre todo disfrutar largas charlas entre amigas.

En cuanto al tiempo, puedes disfrutar ese valle maravilloso en un día o quedarte a gozar todo un fin de semana y hospedarte en uno de los hoteles con spa que destacan en la región. Creo que a la próxima elegiré esa segunda opción.


Si te gustaría ir a Napa Valley y necesitas servicio de agencia de viajes, no dudes en contactarme, para hacerte un viaje 100% a la medida. Escríbeme a silvia.lucero@tripdreaming.com 

Otros artículos de interés:

Rutas de vino en España
En bicicleta por los viñedos de Marlborough
De vinos por Mendoza
Más allá de la ruta del queso y vino en Querétaro

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.