La Casa del Atrio, un hotel donde cada rincón tiene algo especial

En un edificio del siglo XIX, de esos que abundan en el centro histórico de Querétaro, hay una puerta enorme de madera con la señal del hotel boutique Casa del Atrio, por fuera parece un lugar sencillo, pero al cruzar la puerta encuentras un lugar lleno de antigüedades y rincones muy interesantes.

La entrada a la Casa del Atrio. Foto © Patrick Mreyen

La entrada a la Casa del Atrio. Foto © Patrick Mreyen

Si buscas la Casa del Atrio en páginas como Tripadvisor, te darás cuenta que ocupa los primeros lugares de las listas y es que es un lugar con solo 12 habitaciones, pero con un servicio excelente y unas instalaciones muy lindas, llenas de detalles.

Uno de los pasillos de los patios. Foto © Patrick Mreyen

Uno de los pasillos de los patios. Foto © Patrick Mreyen

Cuando entré no sabía ni a donde mirar, con todas las lámparas, espejos, cuadros, floreros, souvenirs de diferentes partes del mundo y un sinfín de cosas. Para ir a las habitaciones, hay que cruzar un pasillo largo que pasa por varios cuartos, todos decorados con un estilo único.

Un paraíso para los amantes de las antigüedades. Foto © Silvia Lucero

Un paraíso para los amantes de las antigüedades. Foto © Silvia Lucero

Las áreas comunes también eran muy lindas, con varios patios pequeños que permiten que en cualquier rincón que elijas, tengas privacidad. Eran como esos resguardos que encuentras en las casas antiguas, como para esconderte del resto y sentarte en una banca a disfrutar de la tranquilidad del lugar, sin que nadie te moleste.

Cada pequeño patio me pareció súper romántico. Foto © Silvia Lucero

Cada pequeño patio me pareció súper romántico. Foto © Silvia Lucero

Nuestra habitación era grande, con un techo muy alto, siguiendo el estilo de todo el hotel, la decoración era rica en detalles y todo combinado con obras de arte. El baño, también muy amplio, cómodo y renovado.

Nuestra habitación. Foto © Silvia Lucero

Nuestra habitación. Foto © Silvia Lucero

En la mañana tomamos el desayuno en una de las mesas del patio que quedaba frente a nuestro cuarto, nos sirvieron platos deliciosos. Empezamos con fruta y yogur y después nos dieron una carta para elegir el plato principal, pedimos los huevos divorciados (con salsa roja y verde), acompañados de pan, café y jugo. Todo sabía fresco, riquísimo.

Patrick feliz con su desayuno. Foto © Silvia Lucero

Patrick feliz con su desayuno. Foto © Silvia Lucero

El desayuno excelente. Foto © Silvia Lucero

El desayuno excelente. Foto © Silvia Lucero

En general me pareció un boutique hotel muy bonito, muy original, que a los amantes de las antigüedades y el arte seguramente les va a encantar, lo mejor es que todo está a la venta.

Cada rincón tenía un estilo muy especial. Me encantó éste con los libros. Foto © Patrick Mreyen

Cada rincón tenía un estilo muy especial. Me encantó éste con los libros. Foto © Patrick Mreyen

Si buscas un lugar romántico, lleno de rincones especiales, en la Casa del Atrio vas a encontrar todos esos detalles que hacen que tu viaje sea realmente especial.

*Gracias a la Casa del Atrio por su amable hospitalidad.

Si te gustaría que te diseñe todo tu viaje a Querétaro, escríbeme a silvia.lucero@tripdreaming.com

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.