La ‘iglesia transparente’ de Limburgo y algo más

Siempre que viajamos a Bélgica, procuramos visitar nuevos lugares, sobre todo rincones que no son tan turísticos. En esta ocasión yo quería ver cuatro puntos de la provincia de Limburgo: la iglesia transparente, los campos de lavanda, la abadía Herkenrode y los estanques De Wijers.

La iglesia transparente
En mis viajes había visto todo tipo de iglesias, pero nunca una “transparente”, como la que existe en el pueblo de Borgloon, al este de Bélgica. En este recorrido empezamos con esta instalación muy original, obra de la firma de arquitectos Gijs Van Vaerenbergh. Una “iglesia” que forma parte del proyecto Z-OUT, que integra obras de arte en espacios públicos.

Caminando en busca de la iglesia. Foto © Silvia Lucero

Caminando en busca de la iglesia. Foto © Silvia Lucero

Así la ves de frente. Foto © Silvia Lucero

Así la ves de frente. Foto © Silvia Lucero

La iglesia está en el medio del campo, cerca de un pequeño pueblo, tienes que saber sobre ella y su ubicación exacta, porque sino puedes pasar de largo Borgloon, sin darte cuenta de la maravilla que hay ahí. Nosotros nos estacionamos en una calle residencial y caminamos unos 10 minutos hasta llegar a la iglesia.

Cuando empiezas a rodearla es impresionante desde todos sus ángulos. Foto © Silvia Lucero

Cuando empiezas a rodearla es impresionante desde todos sus ángulos. Foto © Silvia Lucero

Me encantó, es una de las instalaciones más bellas que he visto. Foto © Silvia Lucero

Me encantó, es una de las instalaciones más bellas que he visto. Foto © Silvia Lucero

La instalación Doorkijkkerkje (en neerlandés) o como se le conoce en inglés ‘Reading between the lines’,  es preciosa, mide 10 metros de alto y fue hecha con 2000 piezas de acero. Hay que caminar alrededor de ella para ver todos sus ángulos, hay algunos donde se ve como si fuera a desaparecer de tu vista, como si se estuviera difuminando, es increíble.

En el interior de la iglesia, que tiene 2,000 placas de acero. Foto © Patrick Mreyen

En el interior de la iglesia, que tiene 2,000 placas de acero. Foto © Patrick Mreyen

Lo mejor es que estaba solo, muy poca gente llegó a verla mientras estuvimos ahí tomando fotos, lo cual es genial porque no tienes que esperar para entrar, ni para tomar fotos sin gente.

Así se ve la torre por dentro. Foto © Silvia Lucero

Así se ve la torre por dentro. Foto © Silvia Lucero


Los campos de lavanda…
Siempre he querido ir a ver los campos de lavanda a Provenza (Provence) al sur de Francia, como aún no he podido tachar ese lugar de mi lista, cuando leí que en Bélgica supuestamente había un campo y que quedaba cerca de la iglesia, decidí integrarlo al itinerario. Oh desilusión…

Me imaginaba que no sería gran cosa, pero como en la página de turismo de Hasselt ponen que “ya no tienes que ir a Provenza para disfrutar la deliciosa lavanda”, supuse que a lo mejor valía la pena ver el campo en Limburgo.

Pero el lugar era pequeñísimo, para empezar está en la parte trasera de una cafetería/tienda, y son simples áreas de jardinería donde puedes ver algunas esculturas, un laberinto, áreas verdes y una pequeña sección dedicada al cultivo de lavanda. En general, me pareció una pérdida de tiempo.

Los campos de lavanda de Limburgo. Foto © Silvia Lucero

Los campos de lavanda de Limburgo. Foto © Silvia Lucero

 

Abadía Herkenrode
Como empezamos tarde nuestro recorrido, ya que salimos de la ciudad de Lieja y ahí perdimos algunas horas, llegamos a la abadía justo cuando cerraban, así que solo alcanzamos a ver los edificios por fuera y los jardines. Pero la visita debe ser muy interesante porque fue monasterio de las monjas cistercienses durante 600 años.

Caminando rumbo a la abadía Herkenrode. Foto © Silvia Lucero

Caminando rumbo a la abadía Herkenrode. Foto © Silvia Lucero

Recorrimos lo que se pudo por fuera y por suerte alcanzamos el bar abierto, así que nos sentamos a probar las dos cervezas que producen: Herkenrode Bruin y Herkenrode Tripel.

Me gustaría regresar a la abadía Herkenrode, la visita guiada debe ser muy interesante. Foto © Silvia Lucero

Me gustaría regresar a la abadía Herkenrode, la visita guiada debe ser muy interesante. Foto © Silvia Lucero

Las cervezas artesanales de la abadía que probamos. Foto © Silvia Lucero

Las cervezas artesanales de la abadía que probamos. Foto © Silvia Lucero

Tonteando con las fotos como siempre ;-). Foto © Silvia Lucero

Tonteando con las fotos como siempre ;-). Foto © Silvia Lucero

De Wijers
La última parada fue en De Wijers, donde se concentran más de mil estanques. Puedes hacer un recorrido en bicicleta o ir en auto y subir a una torre para tener vistas panorámicas de algunos de los estanques.

De Wiljers, el lugar con más de mil estanques. Foto © Silvia Lucero

De Wijers, el lugar con más de mil estanques. Foto © Silvia Lucero

Nosotros hicimos la segunda opción, llegamos a una torre donde tienes que subir 77 escalones para apreciar un poco mejor desde lo alto. Obviamente no alcanzas a ver más de seis, pero las vistas son muy bonitas. Me imagino que el recorrido en bicicleta ha de ser lindísimo.

Uno de los estanques. Foto © Silvia Lucero

Uno de los estanques. Foto © Silvia Lucero

El recorrido que hicimos fue muy bonito, sobre todo puedes hacerlo en medio día (un día si tomas la visita guiada en la abadía y si caminas o vas en bicicleta alrededor de los estanques).

Debe ser lindo hacer el recorrido en bicicleta. Foto © Silvia Lucero

Debe ser lindo hacer el recorrido en bicicleta. Foto © Silvia Lucero


Tip de viaje
Si vas a visitar la región de Limburgo en Bélgica, te aconsejo que aproveches que está muy cerca de Holanda y visites una ciudad que me fascina que es Maastricht. Puedes pasar ahí el resto de la tarde, visitar el centro que es precioso y cenar en alguno de sus restaurantes. Así visitas dos países en un solo día ;-).

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.

Comments are closed.