Kotor, la pequeña joya de Montenegro

Detrás de una gran muralla junto a la montaña, se esconde una verdadera joya con calles de mármol, palacios y edificios de piedra con tejados rojos. Cuando atraviesas una de las tres puertas de ese muro, es como viajar en el tiempo hacia un bello pueblo medieval llamado Kotor.

Nosotros viajamos desde Tirana, donde tuvimos que tomar primero un mini bus a Dubrovnik y de ahí tomar otro más grande a Kotor. Inmediatamente notas que ya vas a destinos más turísticos, no solo por los pasajeros que eran todos turistas internacionales, sino por la condición de los vehículos, ya más modernos y con aire acondicionado.

No nos quedamos en Croacia porque ya habíamos estado ahí hace algunos años y no nos alcanzaba el tiempo, pero Kotor es una excursión muy popular para los viajeros que viajan y se quedan en Croacia.

Desde que llegamos nos quedamos impresionados con ese escenario de montañas, bahía y muralla. Cuando entramos al casco antiguo, me vino como un déjà vu de ciudades como Split y Trogir, ya que es muy parecida a su país vecino. Lo mejor es que como es muy pequeñita, la puedes recorrer y disfrutar tranquilamente.

Puerta del Mar. Foto © Patrick Mreyen

Puerta del Mar. Foto © Patrick Mreyen

Por los callejones de Kotor. Foto © Patrick Mreyen

Por los callejones de Kotor. Foto © Patrick Mreyen

No me voy a meter en detalles históricos, porque la ciudad de Kotor pasó por muchas manos, aunque mucha de su influencia arquitectónica se debe a cuando fue parte de la República de Venecia.

Puerta del Palacio . Foto © Silvia Lucero

Puerta del Palacio Beskuca. Foto © Silvia Lucero

Esta pequeña ciudad de poco más de cinco mil habitantes, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, así que ya te podrás imaginar que cada callejón, cada plaza, tiene algo encantador. Lo mejor es empezar a caminarla calle por calle, en todas vas a encontrar iglesias, plazas llenas de restaurantes y tiendas. Créeme, es tan chiquita que vas a ver todo y repetidas veces.

Todas las plazas están llenas de vida con sus restaurantes y comercios. Foto © Silvia Lucero

Todas las plazas están llenas de vida con sus restaurantes y comercios. Foto © Silvia Lucero

Si entras por la Puerta del Mar, lo primero que verás es la plaza principal, que es la Plaza Oruzia, donde también se encuentra una de las atracciones más emblemáticas de la ciudad, la Torre del Reloj.

Torre del Reloj y Plaza Oruzia. Foto © Silvia Lucero

Torre del Reloj y Plaza Oruzia. Foto © Silvia Lucero

Como no habíamos tenido tiempo ni de comer, compramos rápidamente unos bureks y seguimos caminando hacia la plaza donde se encuentra la Iglesia de San Nicolás y otra pequeñita preciosa que era la Iglesia de San Lucas, que data de 1195.

Iglesia de San Nicolás. Foto © Silvia Lucero

Iglesia de San Nicolás. Foto © Silvia Lucero

La pequeña Iglesia de San Lucas que me encantó. Foto © Silvia Lucero

La pequeña Iglesia de San Lucas que me encantó. Foto © Silvia Lucero

Un punto imperdible es subir a la fortaleza, donde ves las ruinas del Castillo de San Giovanni y obtienes las mejores vistas de la bahía de Kotor. Ahí vas a tomar la típica foto de Kotor. Te aconsejo subir para ver el atardecer.

Castillo de San Giovanni. Foto © Patrick Mreyen

Castillo de San Giovanni. Foto © Patrick Mreyen

La imagen típica de Kotor. Foto © Patrick Mreyen

La imagen típica de Kotor. Foto © Patrick Mreyen

El bello atardecer desde la cima, con el pueblo de Kotor a los pier. Foto © Silvia Lucero

El bello atardecer desde la cima, con el pueblo de Kotor a los pier. Foto © Silvia Lucero

Otros puntos importantes son la Catedral de San Trifón, cobran para entrar pero vale la pena porque es muy bonita y puedes subir al museo y ver la plaza desde la terraza. También vas a pasar por la plaza del Palacio Pima. Ahí nos detuvimos a comer un delicioso cono de nieve de granada.

Plaza donde se encuentra la catedral de San Trifón (Sveti Tripun), patrono de la ciudad. Foto © Silvia Lucero

Plaza donde se encuentra la catedral de San Trifón (Sveti Tripun), patrono de la ciudad. Foto © Silvia Lucero

Catedral de San Trifón. Foto © Patrick Mreyen

Catedral católica de San Trifón. Foto © Patrick Mreyen

Palacio Pima. Foto © Silvia Lucero

Palacio Pima. Foto © Silvia Lucero

Helado de granada. Foto © Silvia Lucero

Helado de granada. Foto © Silvia Lucero

Ahí disfruté (no puedo decir disfrutamos porque Patrick se desesperaba) el entrar a las tiendas de souvenirs, sobre todo para ver las artesanías locales, muchas de ellas inspiradas en los gatos de Kotor. De hecho hay un museo dedicado a los gatos.

Este gatito estaba tan pequeñito, que hasta entré a pedirle al dueño de a tienda si lo podía mover para que no lo fueran a pisar. Foto © Silvia Lucero

Este gatito estaba tan pequeñito, que hasta entré a pedirle al dueño de a tienda si lo podía mover para que no lo fueran a pisar. Foto © Silvia Lucero

Antes de ir a cenar fuimos a ver la Puerta del Río y la Puerta Gurdie, donde había una muñeca gigante. Tengo que decir que tanto la muralla, como las puertas y el casco antiguo, se han preservado perfectamente.

Puerta del Mar y parte de la muralla de noche. Foto © Patrick Mreyen

Puerta Gurdie y parte de la muralla de noche. Foto © Patrick Mreyen

Todos los restaurantes son tentadores porque están ubicados en plazas muy bonitas. Encontramos uno, el restaurante Cesarica, que estaba más escondido, tenía muy buenas críticas y donde por suerte encontramos lugar porque no teníamos reservación y al parecer era muy popular.

Restaurante Cesarica, deliciosa opción para cenar en Kotor. Foto © Patrick Mreyen

Restaurante Cesarica, deliciosa opción para cenar en Kotor. Foto © Patrick Mreyen

Así que en un callejón escondido cenamos y terminamos nuestro día entre calamares rellenos, arroz negro, aceitunas, quesos y una botella de vino tinto de Montenegro.

Calamares rellenos. Foto © Silvia Lucero

Calamares rellenos. Foto © Silvia Lucero

Vino de Montenegro. Foto © Silvia Lucero

Vino de Montenegro. Foto © Silvia Lucero

Como últimos consejos de viaje, te recomendaría visitar Kotor en septiembre porque ya no hay tanto turista. Y dedicarle al menos una noche, porque con las luces se ve preciosa la ciudad.

Nuestro tiempo fue corto, pero por lo que vimos desde el autobús al dejar la bahía (y lamentándonos por no haber tenido más días), nos perdimos otros pueblos pintorescos, los chapuzones en el mar y la famosa iglesia flotante Nuestra Señora de las Rocas. Pero bueno, como siempre digo, mejor porque así tenemos pretexto para volver.

*Si te gustaría que te organizara un viaje 100% personalizado a Montenegro y a otros países de los Balcanes, contáctame en silvia.lucero@tripdreaming.com.

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Comments
2 Responses to “Kotor, la pequeña joya de Montenegro”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Kotor es pequeñita, ideal para hacer todo caminando y el hotel estaba justo a unos cuantos metros de la estación de autobuses. Aunque el hotel no está dentro de la parte amurallada, está sólo a 5 minutos caminando de la Puerta Gurdie, una de las tres puertas de ingreso al casco antiguo. […]

  2. […] en la tarde a Mostar, tras un viaje de unas 5 horas en un autobús que salió de Kotor. Lo primero que hicimos fue ir al casco antiguo para ver el puente, cenar algo tradicional e […]