10 maneras de renacer en un viaje

¿Cuántas veces has escuchado que viajar alimenta el alma y es la mejor terapia para todos los males? Seguramente muchas y tantos viajeros no pueden estar equivocados ;-). Si necesitas pensar, olvidar a alguien, elegir un rumbo en tu vida, tomar alguna decisión difícil o hasta reinventarte, tal vez sea momento de parar un poco esa vida acelerada y hacer un viaje que te de tiempo para resurgir.

Pensé hacer esta lista porque todos hemos pasado por un momento de confusión ya sea profesional o personal; hemos perdido a alguien; nos hemos desenamorado (o enamorado) o simplemente necesitamos desconectarnos un poco del estrés cotidiano y asomarnos a otras ventanas a ver qué más hay en el mundo.

En mi opinión el viajar te da muchas oportunidades de aprender, el secreto está en tener curiosidad, ir a descubrir y dejar que las situaciones diarias de los viajes te vayan dando respuestas.

1. Camina y explora

Una de las cosas que más recomiendo hacer cuando se viaja, es caminar hasta no poder más. Si estás en una ciudad, ésta es la mejor manera de descubrirla, pero si hay algún lugar donde puedas hacer senderismo o trekking, hazlo. No hay nada como caminar en medio de paisajes maravillosos y respirar aire puro. Creo que ese es el momento ideal para liberar la mente y concentrarse en el camino (si es un sendero difícil) o para reflexionar en ese cambio que deseas hacer. No salgas predispuesto a que a los primeros cinco pasos te vas a cansar, hazlo tranquilamente y disfruta. Aprovecha ese tiempo para ti.

Caminar en parques o por rutas naturales ayuda a liberar la mente. Foto © Silvia Lucero


2. Haz un viaje de meditación, yoga o lo que necesites…

Si estás pasando por un momento complicado o de grandes cambios, puedes hacer un viaje que te ayude a mejorar tu salud física y mental. Puede ser un retiro de yoga, de meditación o hasta prepararse para correr un maratón. En lo personal, me encantaría hacer el Camino de Santiago.

Puedes planear un viaje para meditar o hacer un recorrido espiritual. Foto © Silvia Lucero


3. Lee y piérdete en el tiempo y el espacio

Sí, se puede viajar a través de los libros mentalmente, pero nada como leer un buen libro mientras se viaja en un tren; las distancias se acortan y el tiempo pasa más rápido. Además es como escaparte de la realidad, ya que estás leyendo mientras pasas por paisajes increíbles y no tienes otra cosa que hacer, más que dedicar a ti esos minutos u horas de paz.

Qué mejor manera de escaparse de la realidad, que con un buen libro mientras se viaja en tren. Foto © Patrick Mreyen


4. Deja que todo sirva de inspiración

Observa todo, sé curioso, come hasta lo más exótico, no pierdas detalle, sube la vista cuando caminas. Deja que todo lo nuevo te sirva de inspiración, porque a lo mejor ahí es donde surgirá esa gran idea que necesitabas para dar un vuelco a tu carrera o empezar tu vida empresarial.

A mí Italia es uno de los países que más inspira. Aunque ¿a quién no? Foto © Silvia Lucero


5. Aprovecha para aprender

Viaja con la mente abierta, sin prejuicios, sin juzgar, que de todo se aprende aunque sean costumbres diferentes. Aprovecha para aprender a cocinar nuevas recetas, para aprender un idioma o sobre la cultura de un lugar. Sabemos tan poco de otros países, que cuando viajamos a ellos, suelen sorprendernos y abrir nuestra manera de pensar.

En una clase de tango en Buenos Aires, donde fuimos los peores bailarines…¡pero lo intentamos! Foto © Patrick Mreyen


6. Imponte retos

Hay viajes que implican salir de tu zona de confort, en ellos es donde más aprendes. Imponte retos, sobre todo si eres una persona aprensiva, con miedos o que no le gusta experimentar cosas nuevas. Aprende a bucear, visita lugares a los que nunca imaginaste ir, te aseguro que el salir de “tu mundo”, te va a ayudar a crecer, a darte cuenta que si quieres puedes y que eres capaz de hacer más cosas de las que pensabas.

Bolivia fue un país -encantador-, pero que realmente me sacó de mi zona de confort. Foto © Patrick Mreyen


7. Descansa y haz reboot

No tiene nada de malo frenarse cuando se siente que se está corriendo apresuradamente, porque a veces a ese ritmo se suelen pasar por alto las cosas más importantes de la vida. Detente, relájate, descansa y reinicia, porque para tener un buen comienzo hay que tener la energía suficiente y sentirse fresco.

A veces se necesitan días en los que solo haya que estar tumbado en la playa. Foto © Silvia Lucero


8. Disfruta de las cosas pequeñas

Mejor dicho de las cosas enormes que la naturaleza nos regala o circunstancias que pasan día a día y damos por hecho que siempre las vamos a tener. Escala esa colina para disfrutar de un atardecer maravilloso, porque cada día es un milagro y no siempre estaremos aquí. Saluda al sol y agradece a la vida.

Disfrutando un maravilloso atardecer en Puerto Escondido, Oaxaca. Foto © Patrick Mreyen


9. Toma tu tiempo para reflexionar

A veces tomamos decisiones aceleradas sin ponernos a pensar en las consecuencias. Si necesitas tomar una decisión que va a implicar un cambio para ti o más personas, como saber si continuas con un noviazgo, arreglar la relación con algún familiar, etcétera; tal vez lo más conveniente sea alejarte por unos días de ambientes tóxicos, de opiniones ajenas y todo aquello que influya en tus decisiones. Por eso hay tipos de viajes que te ayudan a que estés contigo mismo y te des tiempo para reflexionar y tomar la decisión adecuada, según lo que te dicte tu propia voz.

Admirando la belleza del Parque Nacional del Cañón Bryce en Utah. Foto © Patrick Mreyen


10. Elige un lugar que te haga feliz

Si estás pasando por un momento complicado en tu vida, elige destinos que te levanten el ánimo, donde veas las cosas de manera más positiva, que te hagan soñar y donde te sientas feliz. Que no te suene infantil irte a un parque de diversiones y sacar el niño que todos llevamos dentro. Recuerda que la vida se toma mejor con una sonrisa en la cara.

A mí me encanta Nueva York en época navideña, siempre me pareció un lugar súper feliz en diciembre. Foto © Silvia Lucero

No tienes que irte hasta la India, puedes explorar algún lugar cercano o en tu misma ciudad, que te sirva para escapar un poco y ordenar tus ideas. Tampoco significa que tengas que hacer todo solo, tu mismo sabrás si necesitas ese tiempo y espacio para ti o si deseas compartir ese “viaje de renacimiento” con alguien más.


¿Te urge viajar? Escríbeme a silvia.lucero@tripdreaming.com, en Tripdreaming podemos hacer tu sueño viajero realidad.

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Leave A Comment