Tailandia

Foto © Silvia Lucero

Foto © Silvia Lucero


País:
Tailandia

Lo básico: Población: 67,091,089 (según The World Factbook). Moneda: bath. Idioma(s): tailandés.

Mi recorrido: En Tailandia me hubiera gustado tener más tiempo y visitar sus playas o pasear en elefante en Chiang Mai, sin embargo -la amiga con la que hice este viaje y yo- teníamos pocos días y decidimos dedicarlos a Bangkok y Ayutthaya.

Bangkok es una ciudad caótica, llena de energía y con muchos atractivos turísticos, me recordó a la Ciudad de México, que mezcla lo histórico y tradicional con lo moderno, los templos con el caos absoluto. Y sobre todo porque se come muy bien.

Visitamos lo típico recomendado en cualquier libro de viajes: el Palacio Real, el Palacio de Verano, el Templo del Buda de Esmeralda, el Templo de Mármol, el Templo de Wat Pho, el de Wat Arun, sus mercados y centros comerciales donde se puede encontrar de todo y a precios súper bajos. Tomamos un bote en el río Chao Phraya para ir al mercado flotante, uno de los puntos más impresionantes del viaje.

También dedicamos un día a Ayutthaya para ver el buda gigante reclinado Wat Lokaya Sutha (mide 37 metros de largo), ver las ruinas de Wat Mahatat en el Parque Histórico de Ayutthaya, reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

En general es fácil moverse en la ciudad, nosotros lo hicimos en taxi -es baratísimo- y en los tradicionales Tuk Tuk (motocicleta de tres ruedas). Sin embargo hay que tener cuidado porque es una ciudad peligrosa. Nosotros tuvimos una experiencia medio desagradable, afuera del Palacio Real se acercó una señora extremadamente amable y a pesar de los carteles que hay dentro del palacio, donde advierten a los turistas de no confiar en aquellas personas que insistan en ayudar, nos olvidamos de eso y preguntamos por una dirección. La señora llamó a un Tuk Tuk, le dió indicaciones en tailandés y nos llevaron a un supuesto templo. Entramos a un estacionamiento privado, con un templo y nos encerraron durante algunos minutos, en realidad querían convencernos para llevarnos al mercado negro de diamantes, tuvimos que decir que si iríamos para que nos sacaran de ahí en el Tuk Tuk y como ya en el camino el conductor se negaba a parar, nos tocó brincar a la calle en el primer alto que hizo. No nos pasó nada, pero nos llevamos un buen susto.

¿Qué comer/beber?: Toda su comida es deliciosa, muy picante.

No te puedes perder… El mercado flotante. Hacerse un masaje tailandés.

Tips de viaje: Tener cuidado en Bangkok, a veces la gente que es demasiado amable tiene intenciones de llevar al turista a algún mercado negro.

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Comments
2 Responses to “Tailandia”
Trackbacks
Check out what others are saying...


Leave A Comment