Noruega

Museo de los Barcos Vikingos en Oslo, Noruega. Foto © Silvia Lucero

País: Noruega

Lo básico: Población: 4,707,270 (según The CIA World Factbook). Moneda: corona. Idioma(s): noruego.

Mi recorrido: Duración: tres días. Después de pasar tres días en Suecia, volamos temprano a Oslo, otra ciudad muy bella y bastante diferente a Estocolmo. Eso si, carísima. Como intentábamos hacer un viaje a los países escandinavos, pero con un presupuesto limitado, tuvimos la suerte de encontrar un hotel económico y bueno, ya que es relativamente nuevo, el Comfort Xpress, tiene además un concepto bastante moderno de auto check in/check out y muy buena ubicación.

Lo primero que hicimos fue visitar la Galería Nacional para ver las famosas pinturas de Edvard Munch, como El Grito y La Madonna, entre muchos otros cuadros preciosos. Después caminamos -bastante- hasta el Parque Vigeland, un parque maravilloso lleno de esculturas hechas por Gustav Vigeland. Esa tarde nos dedicamos a recorrer los barrios de Oslo.

En la noche cenamos en una plaza muy bonita en el restaurant Fyret y aunque mi intención era comer pescado o algo típico, cuando la mesera me dijo que el restaurante había ganado el premio de la mejor hamburguesa de Oslo, ganó mi instinto carnívoro y me comí una de las hamburguesas más ricas que he probado. Antes de ir a dormir pasamos por un bar muy popular entre los noruegos, People´s.

Algo que me llamó mucho la atención fue ver la gran cantidad de autos eléctricos, pequeñitos, conectados a los postes de corriente eléctrica que se encuentran por toda la ciudad. Los coches no son bonitos, pero me impresionó que los noruegos hayan dado ya ese paso en el que andar en un auto grande no es lo más importante, sino el no contaminar. Yo soy gran admiradora de los países escandinavos, creo que de verdad ellos están más adelantados en muchos sentidos.

El segundo día tomamos el ferry para ver el Museo de los Barcos Vikingos, unos barcos impresionantes del siglo IX que fueron utilizados como barcos fúnebres de personas de alto rango. También se pueden ver trineos, remos y algunos objetos con los que se enterraba a las personas ricas o con cierto estatus social.

De regreso el ferry nos dejó frente al Centro Nobel de la Paz, así que aprovechamos para visitarlo. Cuenta con excelentes exposiciones fotográficas, un piso dedicado a las tres mujeres ganadoras del Premio Nobel de la Paz 2011, un área recreativa para niños, zona interactiva, etc. Después comimos en una zona muy moderna que se llama Aker Brygge, de ahí nos pasamos a la Fortaleza de Akershus, que tiene unas vistas muy bellas. Continuamos nuestro itinerario con el imponente edificio de la Ópera y finalmente tomamos un autobús a Ekeberg Hageby para ver el paisaje que aparece en El Grito de Munch.

En la noche paseamos por los bares de Grünerlokka, especialmente porque habíamos leído sobre el Bar Boca, pero la verdad no me pareció nada del otro mundo, tampoco la zona.

Como el último día teníamos nuestro vuelo hasta la noche y los dos días anteriores habíamos hecho demasiadas cosas, decidimos ir a tomar fotos de los edificios súper modernos de Aker Brygge y Tjuvholmen, muy recomendable para los amantes de la arquitectura moderna. Finalmente comimos un delicioso salmón en el Grand Café de Oslo, antes de despedirnos de Noruega.

¿Qué comer/beber?: Salmón, una recomendación demasiado obvia, pero es delicioso.

No te puedes perder… El Museo de los Barcos Vikingos, la Galería Nacional, el Centro Nobel de la Paz.

Tips de viaje: Como Oslo es la ciudad más cara de Europa, intentar conseguir una pequeña guía local que se llama Streetwise, es gratuita y tiene buenas recomendaciones hechas por gente local.

VER FOTOS

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Comments
One Response to “Noruega”
Trackbacks
Check out what others are saying...


Leave A Comment