Rusia

Plaza Roja en Moscú. Foto © Silvia Lucero

País: Rusia

Lo básico: Población: 138,082,178 (según The CIA World Factbook). Moneda: rublo. Idioma(s): ruso.

Mi recorrido: Este fue uno de los viajes más bonitos de mi vida, no recuerdo todos los puntos exactos que visitamos, ya que fue un curso de invierno que hice con la universidad, pero tengo recuerdos muy concretos de lo que más me impresionó.

Nuestro grupo era pequeño, estaba integrado por 13 estudiantes –solo éramos tres mujeres- y el profesor que nos llevaba de México. Creo que este curso no era muy atractivo para muchos, ya que la mayoría prefería el curso de verano en Madrid. Pero para nosotros fue ideal y bastante frío, ya que fue durante el mes de enero.

Nos hospedaron en una escuela militar, pero todos los estudiantes estaban de vacaciones, así que estábamos solos, con los guardias y durante el día con los profesores rusos que daban las clases –en inglés- y las cocineras, para comunicarnos con ellas era un show. Tomábamos las clases durante la mañana y salíamos a las 4 de la tarde, pero a esa hora ya había oscurecido y aumentado el frío.

Si solo me quedara con una imagen de ese viaje, sería el primer día que vi la Plaza Roja. Hacía un frío espantoso, no dejaba de nevar, entramos para ver la famosa plaza y había una pareja que escribía algo en la nieve, en ese momento me sentí como si estuviera dentro de una de esas bolas de cristal que agitas y sale “nieve” o brillantina, fue hermoso.

La misma universidad nos organizó recorridos turísticos al Kremlin, la Plaza Roja, la Catedral de San Basilio, a un circo (aburridísimo, odio los circos), al Museo Pushkin (donde me enamoré del Período Azul de Picasso), al Teatro Bolshoi a ver el Lago de los Cisnes, a la calle Arbat, entre muchos otros puntos de interés. Pero en muchas ocasiones antes de bajar del autobús, tenían que darnos un vasito de vodka para soportar el frío.

Todo era tan diferente, un fin de semana fuimos a un mercado abierto, no recuerdo el nombre, y me llamó mucho la atención que calentaban las cervezas y muchos comerciantes negociaban los precios apuntando en la nieve (pero eso creo que fue para impresionarnos y que compráramos).

En las tardes salíamos por nuestra cuenta, era muy difícil memorizarnos las paradas del metro (por cierto las estaciones del metro eran bellísimas, con candelabros), ya que estaban escritas en ruso (al menos en el 97). Una tarde fuimos en busca de las casas de Tolstoi y Dostoievski, era tan duro el frío que cada vez que veíamos un bar abierto, entrábamos por un trago de vodka para calentarnos y después seguir caminando entre la nieve. Logramos entrar a la de Tolstoi, pero no a la de Dostoievski, lo cual fue una lástima, ya que gracias a ‘Crimen y Castigo’ me enamoré de la literatura.

En Rusia también hice por primera vez cross country y patiné en un lago congelado. Sin duda fue un viaje imposible de olvidar.

¿Qué comer/beber?: Caviar, las sopas –pesadas pero deliciosas-, el vodka y las cervezas…¡pero no calientes!

No te puedes perder… El ballet en el Bolshoi.

Tips de viaje: Informarse bien sobre los trámites migratorios, ya que se necesita invitación para viajar a Rusia. No jugar con eso porque son muy estrictos, en nuestro caso, íbamos con la universidad y nos retuvieron los pasaportes, pero un día si nos detuvo la policía en la calle para preguntarnos por nuestros permisos. Es mejor evitarse un mal rato.

VER FOTOS

The following two tabs change content below.
Silvia Lucero es la creadora de La Trotamundos. Periodista y blogger de viajes, ha trabajado y vivido en varias ciudades del mundo y está siempre en busca de nuevas aventuras y experiencias.
Leave A Comment